El mito del “progreso” en las ciudades

Pensar que por vivir en una ciudad esto nos hará progresar, es un mito que sólo sirve para el auto engaño. Vivir en una ciudad o municipio, como suele decirse, es exponernos a la mayor explotación posible, que de nosotros pueda hacer el capitalismo.
Mucha gente piensa que ser citadino, es ser menos explotado y humillado por las clases ricas. Al contrario, los trabajadores de las ciudades, son sujetos a extracción de su “fuerza de trabajo”, mucho mayor a la que se somete a campesinos e indígenas. Orizaba es un ejemplo de ello. Desde hace una década, un grupo de millonarios, se apropió el gobierno de la ciudad, desarrollando infraestructura que les ha permitido acrecentar sus negocios. Son unos cuantos privilegiados que concentran la mayor parte de la riqueza de la ciudad y lo han hecho con el engaño al ciudadano de estar “construyendo progreso”.
Efectivamente, los que han progresado son ellos, como grupo concentrador e inversor de la riqueza, que les producen cientos de trabajadores, que muchas veces ni cuenta se dan que el esfuerzo de su trabajo (su sangre) es canalizado a ellos. El mito del “progreso” en las ciudades mexicanas y latinoamericanas es un engaño. Los que crecen y “progresan” son los millonarios, que invierten en conjuntos habitacionales, zonas residenciales, líneas de autobuses, centros comerciales, gasolineras, hospitales privados (para ricos), hoteles y restaurantes de lujo, campos de golf, constructoras. Si usted atento lector de Diario El Mundo, es de los que han creído en el cuento del “progreso”, no se desespere al leer este artículo, mantenga la calma y siga leyendo.
Efectivamente nos engañan con ese argumento que sustentan los explotadores. Los ricos son ricos, porque se quedan con la parte que le corresponde a los pobres (Harvey; 2018). Carlos Slim concentra la riqueza, regalada por Salinas de Gortari (PRI), riqueza que era de los mexicanos, misma que bien repartida (si se hubiera hecho), le correspondería a cinco millones de mexicanos. Es decir, para explicar la dimensión de sus bienes, cinco millones de mexicanos vivirían muy bien, con casa propia de tres recámaras, sala, comedor, baño y patio de servicio, coche propio, tres comidas al día, empleo seguro con prestaciones, si este millonario acaudalado, no acaparara la enorme riqueza “regalada” por Salinas de Gortari (PRI), producida por la antigua empresa del Estado, Teléfonos de México. Su imperio ha crecido en más de 100 empresas, incluso internacionales, que explotan a otros en diferentes rubros de la economía (tarjetas telefónicas por ejemplo).
Si usted era de los que pensaba que en Orizaba los ciudadanos “progresan” por el simple hecho de ver el centro de la ciudad bonito (que no todo el municipio, ver colonias populares en pleno abandono). Se dará cuenta que ha estado en tremendo error de percepción personal, porque lo que usted observa es infraestructura municipal que ha servido, para agilizar la dinámica del capital, de los millonarios del lugar, dejándonos sólo “admirando de lejos”, los avances del capitalismo.
Es como cuando usted visita esos grandes almacenes de lujo, las llamadas “catedrales del capitalismo”, centros comerciales departamentales, donde todo es lujo y elegancia, pero con la limitación de que usted y yo, atento lector de Diario El Mundo… NO podemos comprar nada, porque lo que le pagan en la fábrica, el taller, oficina, escuela, es una miseria llamada “salario mínimo”, que no le alcanza para nada. ¿Habían ustedes reflexionado en esto? Seguramente no, dado que siempre andamos a la carrera, no tenemos tiempo de pensar la cotidianidad de la vida.
El capitalismo que envuelve Orizaba, nos trae en esa dinámica de trabajar para sobrevivir, en tanto unos cuantos millonarios ven crecer sus negocios y empresas.
En Orizaba se ha consolidado una clase burguesa capitalista. Esta clase que se apropió el poder político desde hace 12 años (2008), es la que coordina la explotación municipal. Es apoyada por algunas escuelas (privadas) de orientación confesional, medios de comunicación con intereses en el Ayuntamiento, los clubes de élite, una empresa televisora por cable y las lógicas de las tiendas departamentales que nos controlan con supuestas ofertas. Los invito a pensar todo ello, reflexionar un poco su día a día urbano. Se darán cuenta que estamos controlados “subliminalmente” por la derecha (PRIAN) y los poderes fácticos locales (religiosos, folkloristas, privados).
En su libro “Las Ciudades Rebeldes” el marxista David Harvey (Akal; 2005), sustenta todo un trabajo que define con claridad académica lo escrito en este par de cuartillas, los invito a leerlo este fin de año, como un regalo para dejar de soñar que en Orizaba ya estamos viviendo en “otro mundo”. Todo es engaño para dominarnos. Los pregoneros de la derecha (civiles, eclesiásticos, empresariales), hablan y escriben satanizando a la izquierda mexicana y municipal. Critican al gobernador, al presidente de México, todo les parece mal, el presupuesto, el informe de trabajo, el programa de gobierno, la caseta, los proyectos y acciones emprendidas. Pero nunca dijeron nada, cuando estaba Fidel Herrera, Javier Duarte y Yunes, que se llevaron el botín completo, desaparecieron ciudadanos, golpearon vecinos, se vincularon con bandas, permitieron la violencia, el contrabando, los secuestros. En ese tiempo nadie dijo nada contra ellos. Hasta las iglesias (de todo signo y credo), guardaron silencio. Se callaron por temor o complicidad, eso el tiempo lo dirá.
Lo cierto es que ahora, como semillero, todos critican el actuar de un gobernador universitario, que NO ha hecho fraudes, que NO desencadenó la violencia en Veracruz. El gobernador recibió el gobierno del Estado con “cero pesos”, deudas millonarias, robos, empresas fantasma, facturación falsa, fachadas de edificios inaugurados pero NO terminados, aun con ello en contra, trata de resolver las problemáticas que se presentan. ¿Por qué los pregoneros de la derecha del PRIAN/PRD/Movimiento Ciudadano/Verde, no hablan de la enorme deuda pública estatal que le dejaron los pillos citados?, ¿por qué ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio?
No se observa que la derecha (millonarios), hagan propuestas concretas, realistas y aplicables para cada región de la entidad. Lo único que hacen es criticar (sin fundamentos) a una autoridad estatal que hace, todos los días su trabajo de gobierno. El león cree que todos sus súbditos son de su condición.
El actual gobierno del estado, NO es lo mismo que los otros tres anteriores (juntos o separados). La derecha (PRIAN) en Veracruz esta desecha. En Orizaba está corrompida y dividida. No sabe qué bandera enarbolar, se quedaron sin principios y proyectos políticos. Fueron (la derecha), los que NO votaron en el Congreso federal, a favor de reducir a la mitad los millonarios presupuestos a los partidos políticos. PRI, PAN, Movimiento Ciudadano, hasta el PT (aliado de Morena), se opusieron a que les bajaran los presupuestos. A los ciudadanos les dicen una cosa, y en la Cámara de Diputados hacen otra.
En Orizaba debemos estar muy atentos a los acontecimientos. No por tener una ciudad “bonita”, traicionemos nuestro espíritu crítico. Que NO nos compren con el cuento del supuesto “progreso”, que no llega a nuestros bolsillos. El “progreso municipal” ahora lo quieren cobrar subiendo el impuesto predial, echando la bolita a Sefiplan. Primero que rindan cuentas del manejo del presupuesto municipal, que hasta el momento, NO está del todo claro. Está pendiente el bajarse los altos sueldos, señores del Cabildo de 50 mil a 20 mil pesos. Así como apoyar a los colectivos de mujeres con familiares desaparecidos, donar un terreno para panteón ministerial, y sobre todo NO gastar el presupuesto en una obra inútil, como quieren hacer con la imposición del estadio de futbol ($200 millones), que nadie pidió en Orizaba. La gente quiere se aclare el asunto de la venta “silenciosa” del campo Cerritos, ¿a quienes benefició?, también de las costosas inversiones que se hicieron en el Paseo Colón, cuyo costo, se dice, fue de 23 millones de pesos por cinco calles y, 16 millones de pesos en el jardín botánico (Biori).
Los vecinos quieren se aclare el tema de la compra de las computadoras (laptop), para los empleados municipales de confianza, cuyo monto es superior al millón y medio de pesos y ni recibos hay, tal operación financiera se realizó a espaldas del cabildo, que NO dio autorización. También el hecho, de privilegiar a una sola constructora de Orizaba, con 30 obras y millonario presupuesto (Orfis; 2018). Esto es muy grave, porque NO se toma en cuenta al Cabildo, que es el cuerpo de gobierno municipal. ¿Qué esconde todo esto?, ¿quiénes son los beneficiados con estas sutilezas?
Esos son los temas que deberán estar claramente presentados en el segundo informe de gestión municipal, a rendirse en diciembre próximo. Las múltiples recomendaciones a la autoridad municipal, que ha hecho derechos humanos estatal, no se sabe si se obedecieron, los temas de responsabilidad de la policía municipal, también están pendientes. Nada se ha hecho y dice al respecto.
Por todo ello, en el año 2021, un cambio de gobierno municipal hacia la izquierda, a Orizaba le vendría bien. Se daría por terminado el ciclo del “continuismo político familiar del PRIAN” en la ciudad, que muestra signos de corrupción. La “continuidad de la derecha en Orizaba” está en decadencia, se han vuelto gobierno despótico y autoritario… Pongamos atención en ello… Atentos lectores de Diario El Mundo.

*Politólogo (UNAM, BUAP). Catedrático. Investigador Universitario.
[email protected]

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz