Ley fuga

A Manera de comentario
Tomás Setién Fernández

La guillotina ya comienza a bajar en cámara súper lenta, para establecer el destino inmediato del equipo de los Tiburones Negros del Veracruz, ya escuchándose la sentencia de culpables de todos los cargos en contra, que casi ya sumaban un millón, con los señalamientos de los 18 equipos que todavía pueblan el futbol mexicano rentado, lanzados como flechas envenenadas, sobre todo para la historia de un equipo que fue grande y colosal, teniendo mucho en que pensar sus dueños actuales, los que ignoraron las leyes supremas de un futbol profesional mexicano, arrojado varias ocasiones al abismo, terminando por tirar algo peor que el lodo, para hacer ya casi una realidad su desaparición.
Ya en una forma oficial hoy jueves dentro de la Asamblea extraordinaria de la propios Federación Mexicana de Futbol, se ratificara la sentencia de desafiliación para los porteños, que sumaran ya dos patadas abajo de la espalda, por parte del balompié organizado mexicano.
Recordando aquella primera cuando el escualo luchaba en las zonas pantanosas de la Segunda División. apareciendo el primer exterminador Mohamed Morales en el año 2011, que por deber a todo el mundo, algo muy símil a lo que vivieron actualmente los jugadores del Veracruz, fue desafilado.
Récords totalmente ingratos, penosos y miserables los que ha colocado el equipo del Veracruz, en el fútbol rentado azteca, imitándolo el dueño actual Fidel Kuri dentro de un proceso de destrucciones de las mas solidas historias, que se transformaron en leyendas en los extensos caminos del balompié azteca profesional.
Nombres que la propia historia actual del fútbol profesional mexicano recogerá como de los mas destructivos dentro de un deporte, que totalmente desconocían, sobre todo en la manera de pagar a tiempo y de asumir deudas de otras nefastas directivas, y debido al resorte de sentirse importantes y famosos por añadidura, terminaron por destrozarlo completamente.
Mas de 60 controversias por parte de jugadores defendiendo los matices del Veracruz, lo debidamente hambreados y desesperados. deudas de cuotas, deudas de arbitrajes llevados al cabo en sus partidos oficiales, pagos nulos a FIFA, larga fila de equipos ajenos al territorio mexicano, intentando cobrar lo imposible, cargos múltiples y variados siempre en el tenor del debo no cumplo, deuda que llega casi a los ciento diez millones de pesos,
Ante esa evidencia sobran las palabras soeces y agresivas, determinándose al final que el equipo de Veracruz tuvo una muerte tan anunciada, día a día, semana a semana, mes a mes, año tras año, y que parece que culminara hoy jueves.
Nunca tan pocos elementos causaron la mayor destrucción del futbol profesional veracruzano.
Allá ellos y su conciencia, si es que efectivamente la tienen.
Nunca un equipo como el Veracruz, se merecía tropezarse nuevamente con la misma piedra.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz