Mueren 2 niños en una explosión

Alán García
El Mundo de Córdoba

Alpatláhuac.- Una explosión dentro de una casa que fungía como un taller de pirotecnia en la colonia Acolco, dejó como saldo a dos niños muertos.

En el siniestro una adolescente y su mamá resultaron con quemaduras de segundo y tercer grado y fueron canalizadas a un hospital, donde se encuentran graves.

Miguel Hernández Muñoz, de 10 años, Diego Hernández Muñoz, de 7 y su hermana Joselin, de 13, se encontraban dentro de su casa de dos pisos, en compañía de su mamá Eusebia Vianey Muñoz Reyes, de 28 años.

De acuerdo a los testimonios de los vecinos, alrededor de las 18:15 horas, cuando una fuerte explosión que vibró sus hogares y quebró los cristales de las ventanas, les causó pánico.

Al salir apreciaron una completa obscuridad y algunas partes de los cohetes cayendo del cielo, así como una densa nube de humo que cubrió la calle y la casa de la familia de Eusebia.

“Todo fue muy rápido, se escuchó muy feo creímos que había sido un choque o un tanque de gas, pero nunca imaginamos esta tragedia”, dijo una lugareña a los policías.

El rescate
Los integrantes de la familia fueron rescatados por los mismos vecinos de entre los escombros; unos fueron traslados al hospital en vehículos particulares y otros en una patrulla y la ambulancia de Protección Civil.

Los cuatro integrantes de la familia presentaron quemaduras de segundo y tercer grado hasta en un 90 por ciento de sus cuerpos.

Los dos pequeños se encontraban graves y su deceso fue confirmado unos minutos después por los rescatistas.

Los cuartos del segundo piso desaparecieron y parte del techo colapsó sobre lo que fue la sala.

En el patio vecino quedaron esparcidos los juguetes, libros y ropa de los menores.

Con cubetas y tambos con agua los hombres se encargaron de apagar el fuego que había en algunos de los cuartos para evitar alcanzará a dos camionetas que estaban en el estacionamiento.

El apoyo Paramédicos de la Cruz Roja de Huatusco, así como personal de Protección Civil de Calcahualco, Coscomatepec, Alpatláhuac y Bomberos Regionales, apoyaron en las labores para atender a vecinos con crisis nerviosa y familiares.

La zona fue acordonada en un perímetro de 50 metros y los curiosos fueron retirados de la zona al presentarse un fuerte olor a pólvora y gas.

Elementos Municipales, Estatales y de la Guardia Nacional resguardaron la zona e inspeccionaron el área para cerciorarse que no hubiera más heridos.

“Dicen que faltan algunas personas de la calle, vamos a buscar por los alrededores, pero esperamos que no haya más heridos”, dijo uno de los uniformados.

Algunos vecinos fueron desalojados de sus viviendas por seguridad, ante el temor que de se registrara otra explosión que atentara contra su integridad.