Martha Higareda se pone seria

Agencias

Dicen que la realidad supera la ficción y bajo esa premisa, la directora Gigi Saúl Guerrero ha trabajado su reciente filme con temática migratoria y los atropellos a los derechos humanos en la frontera, para hacer una fuerte crítica.
Cobijada bajo el género del terror, la directora ha encontrado la mejor forma de mostrar lo que pasa en la frontera entre México-Estados Unidos, en la cinta Culture Shock.

Sueño americano
La historia se centra en una joven que vive en la frontera y sueña con cruzarla, pero cuando lo logra todo se convierte en una pesadilla, comentó Saúl Guerrero, quien sabía que el género de terror era la mejor forma para crear algo distinto visualmente, pero muy realista y reflexivo sobre la situación a la que se enfrentan los migrantes.
“Tenía ganas de contar una historia enfocada en el sueño americano, generalmente se habla por encima y con finales felices, pero yo sentía la responsabilidad de tomar la historia y mostrar lo que está pasando”, dijo la realizadora mexicana en entrevista.
Desde su punto de vista, el terror y el suspenso ayudan a contar estas historias de una manera entretenida, “la hice muy mexicana, creo que el guion está muy bien pensado y muestra esos terrores de la vida real”.

Un poco de realidad
“Muestro la realidad, reflexionó y cuento una historia un tanto diferente, porque a pesar de que está inspirada en la realidad tiene un giro que la matiza”, apuntó Guerrero.
Además de que lleva como protagonista a la actriz mexicana Martha Higareda, que si bien la ubica uno en el género de la comedia romántica, la directora vio en ella, las ganas y el entusiasmo por hacer algo diferente.
“Tenía hambre de hacer algo distinto y encontró la oportunidad”, dijo la realizadora, quien reconoció que actualmente la industria fílmica vive un buen momento.
Como directora, señaló que es interesante ver cómo la mujer está entrando por todos lados para contar desde su visión diferentes temáticas, “es el momento de trabajar para crear y retroalimentarnos de lo que queremos decir, en todos los espacios”.
Desde hace 14 años, Guerrero radica en Canadá, donde promueve el cine de terror.