¿León o gato?

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

El equipo del Morelia continuó en la tradición de talador de cabezas de equipos grandes, inclusive ya se había advertido, que su espíritu y fibra no iban a cambiar, visitando a ese León que la volvió a hacer en el plano de la confianza suprema, y ante el Campo Nuevo lleno a su totalidad, derramo la tristeza suprema entre sus seguidores, saliendo adelante los Ates, o Monarcas, como usted desee llamarles, sintiendo que el presidente mas querido que tuvieron en vida, Don Nicandro Ortiz les envió la bienaventuranza desde el cielo, para realizar la hazaña de cortar en fleco la melena del llamado rey de la selva, y de los caminos de Guanajuato.
De todo como en súper de lujo en el choque referido, que aquí entre nos ha sido de lo mas intenso y polémico, diciendo la última palabra ese VAR, inepto y ya dado a los robos en despoblado, anulándole el gol del empate al Leon en la agonía misma del sensacional cotejo, debido a un empujón sobre el zaguero Velarde por parte del atacante de la Fiera, ¿justicia o injusticia, allá ellos con su negra y mortal conciencia?
El hecho finalmente fue que con corazón, entrega y pundonor, mucho pundonor. se forjan los héroes en la cancha, por lo cual el Morelia viniendo de atrás tras el tanto de Sosa, encontró la reacción precisa llena de epopeya, con los tantos de Miguel Sansores, lanzándose de palomita para anotar un gol con todos los redaños del orbe, y del peruano Edison Flores para darle la vuelta a la tortilla, llenando de pesares a una de las mas grandes aficiones que existen en el futbol mexicano rentado, desde siempre.
Lo del Morelia no tiene vuelta de hoja, equipo perenne de gladiadores osados, cuyo único título de Liga fue conseguido en el infierno mismo de la ciudad de Toluca el 16 de diciembre del año 2000, apareciendo el portero Ángel Comizzo como héroe, y ahora con paladines en cada rincón de la cancha, ya llegaron contra todos los pronósticos a una semifinal, ya mandando la talla de su cabeza para la elaboración de una corona.
Mientras que lo del León, va para maldición netamente gitana, sumando ya su quinto año consecutivo sin trono en Liga, desde aquella victoria ante el Pachuca con el gol de Nacho González, de que ha servido sus campañas regulares llenas de goles y de éxitos, si la indolencia los invade en los momentos precisos que se requieren para ser grandes, o simplemente inútiles.
La gente de León, pide a gritos la destitución de Nacho Ambriz, el campeón de a mentirillas.
El León fue mas símil al cómic de Tawa el Hombre Gacela, que a las elaboradas con Tarzan el rey de la selva.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz