Disfrutan y sufren el Black Friday en EU

Un grupo de personas esperan fuera de un negocio en Nueva York en la versión 2019 del Black Friday. Foto Especial

Redacción

Miles de personas en Estados Unidos acudieron, en algunos casos, desde la noche del jueves, a sus tiendas favoritas para el día favorito de las compras anuales, el denominado “Black Friday”.

Dormidos en sillas fuera de tiendas, con las bolsas vacías y listas para llenarse pudieron verse en plazas comerciales y otros establecimientos de costa a costa, de Seattle a Miami y de Buffalo a San Diego.

En el centro comercial Opry Mills de Nashville, los clientes llegaron a pelear por un lugar en el estacionamiento a media mañana.

La temporada de compras es la más corta desde 2013 debido a que el día de Acción de Gracias cayó en el último jueves de noviembre, la última fecha posible. Eso significa que los consumidores tendrán menos tiempo para comprar y los minoristas menos tiempo para atraerlos.

Muy temprano y a pesar del ambiente nevado, personas hacen fila fuera de un negocio en Denver, Colorado. Foto Especial

Adobe Analytics pronosticó una pérdida de mil millones de dólares en ingresos por internet debido a la brevedad de la temporada, informó la agencia AP.

Pese a ello, calcularon que las ventas en línea alcancen los 143 mil 700 millones de dólares, un alza de 14.1% en comparación con la temporada de compras del año pasado.

En Nueva York, Theodora Hatcher dijo que comenzó a hacer sus compras navideñas hace dos semanas, atraída por ofertas en línea de hasta un 60% en Walmart.com, Amazon y Old Navy.

Aún así, llegó a Macy’s Herald Square en Manhattan con su hijo a las 6:00 a.m. el viernes, uniéndose a un flujo constante de compradores en busca de ofertas del 40 % al 60% en todo, desde botas hasta sábanas.

De madrugada, un grupo de personas esperan la apertura del Mall of America de Minnesota. Foto Especial

En Boston, los clientes llegaron “como siempre”, antes de la salida del sol.

El diario Boston Globe buscó la historia de siete mujeres y niñas de entre 11 y 81 años que antes de comprar ya tomaban café y donas.

Iban juntas y tenían formas acordadas de comprar. “Nos movemos rápido”, dijo Lisa Burrows, de 58 años, de Pembroke, uno de los miembros fundadores del grupo. “Y en una manada”.

Llevan 35 años comprando en el Viernes Negro. Mientras otros compradores deambulan sin rumbo, ellas siguen el tipo de plan de juego cuidadosamente diseñado que enorgullecería a Bill Belichick, el legendario coach de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Compradores ingresan a una tienda en Kansas City, Misouri en Black Friday. Foto Especial

Escenas similares se vieron en Denver, Kansas City y Minnesota, donde los negocios abrieron desde las 5 am a pesar de la intensidad del frío.

En Los Angeles se inventaron algo que invade al viernes. Más de 130 negocios se unieron el algo que llamaron “Locura de Media Noche” que atrajo multitudes que buscaban una gran oferta!

Pero, las cosas han cambiado, reportó el Chicago Tribune, no hace mucho tiempo, si quería obtener las mejores ofertas del Black Friday, significaba quedarse despierto toda la noche y esperar fuera de la tienda elegida para poder ser una de las primeras personas en la fila y entrar en avalancha.

Un bebé rodeado de bolsas de compras es paseado mientras transcurre el Black Friday en una plaza comercial de Los Angeles, California. Foto Especial

El término Black Friday se utilizó por primera vez el 24 de septiembre de 1869, cuando dos inversionistas, Jay Gould y Jim Fisk, elevaron el precio del oro y provocaron un colapso en la Bolsa de Valores ese día.

El mercado cayó 20% y el comercio exterior se detuvo, además de que los agricultores sufrieron una caída del 50% en el valor de la cosecha de trigo y maíz, según informó Business Insider.

Las compras del viernes negro, este año, fueron más globales que en otros momentos.

Aunque no celebran el Día de Acción de Gracias, sí hay ofertas en Francia, Rusia, Gran Bretaña o Sudáfrica a manera del Viernes Negro.

El fenómeno de las ventas estadounidense se ha extendido a los minoristas de todo el mundo en los últimos años con tal fuerza que está provocando una reacción violenta de algunos activistas, políticos e incluso consumidores.