Multas millonarias por contaminar ríos

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Región.- Las multas que se aplican por contaminar los afluentes varían según las causas identificadas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, por contaminar la cuenca del río Blanco se han aplicado multas de 1.03 millones de pesos; en otros casos superan los dos millones pero ahora esas multas incrementaron un 30%.
Con 86 votos, el Senado aprobó una modificación para incrementar casi un 30% el monto de las multas por descargar aguas residuales sin el tratamiento que establece la normatividad.
La reforma la Ley de Aguas Nacionales se realizó de acuerdo al derecho constitucional y humano para que la población cuente con suficiente agua potable, con multas que van desde los 19 mil 627 pesos a más de un millón de pesos; no obstante, las sanciones económicas serán equivalentes al valor diario de la Unidad de Medida y Actualización vigente en el momento en que se cometa la infracción.
El dictamen específica que el aumento en las sanciones se aplicará también cuando se exploten, usen o aprovechen las aguas nacionales sin el título respectivo o por impedir u obstaculizar las visitas, inspecciones, reconocimientos, verificaciones y fiscalizaciones que realicen las autoridades correspondientes.
Cabe destacar que los ríos del centro de Veracruz, están entre los más contaminados del país, como el Jamapa, Actopan y el río Blanco, teniendo un alto nivel de descargas tanto urbanas como industriales, a pesar de que por ley las compañías y comercios deberían tratar sus desechos.
Industrias cañeras, refresqueras, cerveceras, textil, de alimentos, químicas, petroquímicas, metalmecánicas, autopartes, productoras de papel, entre otras se encuentran en la región y el estado de Veracruz; de ahí que mediante estas modificaciones se pretende que traten correctamente el agua residual.
La minuta prevé sanciones por no cumplir con las obligaciones consignadas en los títulos de concesión, asignación o permiso de descarga de aguas y cuando se ocasionen daños ambientales considerables o que generen desequilibrios, en materia de recursos hídricos.
El proyecto de decreto incorpora la obligación de toda persona física o moral que efectúe descargas de aguas residuales a cuerpos receptores a adoptar la utilización de materiales biodegradables en procesos industriales.
“Entre más poblacion e industria mayor contaminación, hay que ser más inteligentes y buscar estrategias para salvar los ríos”, agregó Francisco Moreno Carbajal, director de Protección Ambiental y Forestal del ayuntamiento de Mendoza.