Emilianos, a pata y a galope

Zapata, héroe ungido por el dedo presidencial actual como insignia de la 4a Transformación, tuvo ciertamente una vida de película, por lo que varios cineastas lo tomaron para re-crearlo en cine bajo su óptica muy particular; unos lo ven fuerte y violento, otros fuerte, y romántico. Existen varias versiones, pero nos centraremos en las tres que consideramos merecen observación.

Viva Zapata, 1952
Eliz Kazan, director izquierdista, amante de “el método” con el que hacía trabajar a sus actores para “vivir desde dentro” un personaje, pasándole desde luego su brochazo rojizo (Nido de Ratas, Al Este del Paraíso, Tranvía Llamado Deseo, nominado cinco ganador en dos ocasiones, una de ellas por este film), nos pinta a un Emiliano Zapata (n. agosto 8, 1879, Anenecuilo, Mor.) como un tipo bien nacido en el estado de Morelos, mestizo, sin un cobre, viene a la ciudad de México a quejarse de que sus tierras laborales han sido expropiadas, dejándoles sólo las colinas infértiles. Y expresa su insatisfacción como buen charro bragado y bigotudo a la respuesta del Presidente Porfirio Díaz (Fay Roope, extra norteameericana), lo que de volada lo pone en lista negra.
Lo aconseja un militante intelectual, Fernando Aguirre (el canadiense Joseph Wiseman), Emi se alía a Francisco Madero (Harold Gordon) en contra del gobierno, se convierte en líder de las fuerzas del sur, al parejo de Pancho Villa (Allan Reed) en el norte. Diaz emigra y Madero se unge mandatario mexicano, pero le llaman presidente “títere” a manos del comandante del ejército, Victoriano Huerta (el inglés Frank Silvera), que lo hace asesinar cuando Zapata trata de expresar su solidaridad por los hombres que pelearon con él cuando Zapata y Villa regresan a la lucha victoriosos, heroificados por el pueblo.
El toque final, irónico, Zapata, considerado de los mayores héroes revolucionarios, lo hace el volátil actor de Omaha, Nebrasa, ocho veces nominado Oscar (una de ellas por ésta), quien en su madurez mostraría en pantalla su amplio trasero para ser penetrado con el dedo enmantequillado de Maria Schneider. Josefa Zapata la interpreta la norteamericana de Ohio, Jean Peters.
Único mexicano del reparto amplísimo, Anthony Quinn, ya norteamericanizado, mereció el primero de sus dos Oscar por su rol como Eufemio Zapata, el hermano.
El guión es de John Steinbeck, el film ganó en Cannes, y Quinn ganó también el Bafta. Las locaciones fueron en Texas y en el pueblito construido en el backlot de la Century Fox.

¡Muera Zapata, Viva Zapata!, 1970
Para Felipe Cazals, nacido en los Pirineos Atlánticos (Francia) Emiliano Zapata fue un campesino que tuvo muy claro los ideales de la clase trabajadora. Se convierte en figura central del alza revolucionaria, y en laa película es retratado como líder, hombre de familia y las batallas de quienes pelearon a su lado. Su lucha incansable para restituir sus tierras al campesinado luchando contra el régimen del dictador Porfirio Díaz.
Cazals, nominado al Ariel 15 veces ganador varias, no tiene a su Zapata entre lo mejor de su obra.
Emiliano y su hermano son interpretados con dos de los actores mexicanos más machos. Antonio Aguilar (que coescribió el guión con Ricardo Garibau) y Mario Almada, y la esposa es Patricia Azpìllaga, peruana.

Zapata – El sueño del héroe,2004
Promovida como “una mirada a la vida del Héroe Revolucionario Mexicano”, escribe y dirige Alfonso Arau, a 22 años de su exitosa Como Agua Para Chocolate, y denota su ausencia total de inspiración entre un film realista con segmento oníricos y un héroe que luce como lo que es: un charro cantor: Alejandro Fernández en esfuerzo serio, con Lucerito, como su esposa, con quien mejor habría amado una versión musical. Josefa, la amante, es la peruana Patricia Velázquez, aunque tiene un insuperable Huerta, Jesús Ochoa. Con gran reparto de actores de carácter en roles menores, la farsa la completa el Eufemio de Jaime Camil, de los peores “actores” de México. Fue un fracaso con la crítica.

ZAPATA APARECE en media docena de documentales como él mismo. Y hay al menos tres otros films que lo toman como inspiración.

Pies de foto
1 BRANDO como el héroe mestizo
2 BRANDO es Emiliano, Quinn (detrás) es Eugenio
3 TONY es Emiliano en 1978
4 ALEX FERNÁNDEZ. soñador
5 CARTEL EN EU
6 ERA UNA VEZ… Zapata, en Francia

 

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz