¿Mandolina…?, ¿mandilón?

Talavera Serdán / Quésto y Quel´otro

¡VERY GÚD!, otra película que NO iré a ver ni veré, ni siquiera en pirata: The Mandalorian, creada con propósitos varios: 1) Atrapar a los admiradores (auto-llamados “fans”, vocablo que detesto) de todo lo que sea Star Wars, que en cada monstruo, en cada grano de arena de los desiertos donde filma, saca un personaje; 2) Fue creada para el nuevo canal de “streaming”, otro vocablo que me choca, pero aún no hay una traducción fiel (“stream”, entre otras cosas, significa “corriente”, como la del río); 3) Porque sus estrenos masivos en cines, deja fuera de cartelera films serios, para los que fue creado el medio, como, p.ej., mucho de lo que viene en la cartelera doméstica de Hollywood, como Bomshell, Marriage Story, Cats, La Gran Mentira -con dos “mostros” míos infaltables, Helen Mirren e Ian McKellen–, Catalina la Grande, de nuevo con la reina Mirren.
De hecho, los mega-super-fabricados-por-número films de la saga que inventó George Lucas, aunque no haya vuelto a producir otro de la franquicia, echan de cartelera a películas mexicanas (excepto las comedias sexuales de Martha Higareda y Omar Chaparro) que están visibles, pero se topan con los agujeros negros que son los Superhéroes, esos p… Avengers, donde ninguno falla en taquilla pero ahogan dolorosamente a todo lo que les enfrente en cartelera gracias, claro, a nuestra amada “raza de bronce”, manipulada, coco-lavada e ignorante que va al los multicinemas como si fuese a Bellas Artes, no importa que dejen la magra quincena entre taquilla y dulcería.
3) LAS DETESTO, LAS EVITO -a menos que por divertir a mis propios “mostrillos”, sobrinos y chobi-nietos, me vea forzado a ir adonde las exhiben, aunque no precisamente a verlas (un sueñito en el cine siempre me cae bien).
OK, THE MANDALORIAN, que a mí me suena como la expresión muy mexicana “mandilón”, cuyo única presencia reconocible es Pedro Pascal, aunque aparecen brevemente Nick Nolte, el una vez contendiente de Rocky, Carl Wheaters y nadie más, pese a todo, posee factores atractivos como su director, mi cuate, y tengo la grabación para probarlo, Mr. Jon Favreau, a quien conocí y con quien platiqué por 15 mins en el press room de Iron Man (hey!, Mandalorian usa máscara idéntica, sólo que de acero), luce como justificado éxito, y es interpretada por el buen actor chileno Pedro ´Narcos´ Pascal, aunque no le veamos el rostro en los promocionales.
Mandalorian, que supongo es el apelativo del fulano nuevo héroe galáctico, tiene formato de serie, que inaugura el nuevo Canal Disney de suscripción, y la arman varios directores, entre ellos la linda Bryce Dallas, a quien vimos correr admirablemente en tacones de este tamaño, en la saga más reciente de Jurassic Park, hija del renombrado director de joyas como Parenthood, Una Mente Brillante, Apolo XIII y Código Da Vinci, Ron Howard.
Mandalorian, debo reconocerlo, aunque refrito de la docena previa de la sala Star Wars, posee pedigrí; pero ni así.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz