¡Váyanse al VAR!

Agencias

La final del Mundial Sub 17 entre Brasil y México se vio envuelta en la polémica, luego de que en una jugada dentro del área mexicana y posterior a la revisión del árbitro en el VAR, el silbante Andris Treimanis de Letonia marcó penal. La jugada cambió por completo el rumbo del encuentro.
Al final Brasil, local y favorito a la corona, logró el título al darle la voltereta por 2-1 al Mini Tri, conjunto que acarició la gloria y estuvo a menos de diez minutos de lograr su tercera corona mundial de la categoría.
El cuadro verde se adelantó con tanto de Bryan González, pero no pudo contener el volcánico final de los brasileños, campeones por cuarta vez en la especialidad. El combinado nacional se marchó con la frente en alto del Sur de América.
Al regreso de las charlas en el vestuario, México extendió la tendencia positiva en el Estadio Bezerrao. La pelota era del equipo nacional, así que en una acción por izquierda, Eugenio Pizzuto alzó el esférico al corazón del área, ahí donde Bryan González remató entre los centrales brasileños para vacunar a Donelli. Gol de México para el 1-0 parcial.
La selección mexicana había hecho lo más difícil: adelantarse en Brasilia y tener el cero en su arco en el segundo tiempo. Y parecía que nada podría arrebatarle el control del partido al Tri, pues el local permaneció en un letargo futbolístico desde su retorno al rectángulo verde.
Hasta que el VAR hizo su polémica aparición. Una barrida a destiempo de Jesús Gómez sobre Veron fue revisada por Andris Treimanis en la tecnología, y segundos más tarde, fue señalado un penalti. Kaio Jorge ejecutó pegado al poste derecho de García; imposible para la estirada del meta mexicano.