Retrasa el clima siembra y cosecha

Pablo Salas
Cortesía

Región.- El invierno y el verano cada vez son más parecidos, octubre se ha convertido en un mes de tirantes y abrigo, la primavera y el otoño están desapareciendo, producto cambio climático y efecto invernadero. Esta variación de las temperaturas tiene un impacto negativo en los campos agrícolas; alteración en siembra y cosecha, perdidas económicas y productivas son el reflejo de las severas afectaciones.
Las alteraciones en los campos de cultivos son evidentes, la papa, chayote, café, maíz y caña entre otros, su ciclo de siembra y cosecha se han visto afectados, la desconfianza e incertidumbre acechan a productores. Tan solo este año el cultivo de chayote registro un atraso de 3 meses producto de la extensión de verano.
“Este año teníamos contemplado el inició de la siembra en mayo (inicios) y tuvimos que retrasarlo a hasta mediados de julio, es un grave problema porque nos guiabamos por las estaciones, ahora todo está alterado, llueve mucho o llueve poco, es drástico el cambio climático” dijo Federico Parra, producto de chayote de Ixtaczoquitlán.
Con el retraso de las lluvias, se estima que un productor puede perder una hectárea completa de 40 kilogramos de cosecha, tomando en cuenta que el proceso de maduración de esta verdura oscila entre los dos meses y tres. Las pérdidas económicas ascienden a los 70 mil pesos, perdiendo 70 cajas de 17 pesos.
Durante el invierno, las comunidades serranas del Volcán Pico de Orizaba inician actividades agrícolas con la siembra de papá, cebolla y ajo, las temperaturas idóneas en su proceso de maduración deben rondar entre los 8 y 12 grados, situación que preocupa a los productores, principalmente porque el invierno ha registrado temperaturas por arriba de lo esperado.
“El cultivo de papa necesita de l frío, sobre todo en municipios del Pico de Orizaba, por desgracia vemos como el invierno a dejado de ser lo suficientemente helado para producir papa de calidad, por el contrario los calores tienden a podrir las plantaciones, a esto le sumamos que se juntan las siembras, por ejemplo la papa y zanahoria mientras una se retrasa la otra se adelanta” comento Filiberto Abad, secretaría general de la Conferencia Nacional de Campesinos.
El calentamiento global altera el desarrollo y el ciclo reproductivo de las plantas, adelantando épocas de floración y cosecha y disminuyendo el rendimiento de los cultivos. Las variaciones de temperaturas y estaciones de crecimiento promueven la proliferación y propagación de plagas y malezas.
Graciano Illescas, presidente del Consejo Intermunicipal Ambientalista (CIMA), dijo que es necesario y urgente cambios en los sistemas productivos, dándole prioridad a la reducción de emisiones de gas, residuos, frenar la deforestación y duplicar esfuerzos en reforestar, evitar el uso de pesticidas, medidas que permitan cambiar el panorama actual en el campo nacional.