Ni para comer, 55% de jarochos

Carmen Lara
Cortesía

Durante el segundo y tercer trimestre de este año, el porcentaje de trabajadores a los que no les alcanza para comprar una canasta básica alimentaria aumentó de un 38.1 a un 38.5% en el país, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Pero en Veracruz, ubicado en el quinto lugar de la tabla, ese indicador alcanza el 54.8%.

A este fenómeno se le llama pobreza laboral, pues a pesar de tener un trabajo, los empleados no pueden adquirir lo más elemental como es la canasta alimentaria.

Fueron 17 de 32 entidades del país donde aumentó el porcentaje de trabajadores que no pueden adquirir una canasta básica, pero este fenómeno se acentúo en entidades como Veracruz (6.1 por ciento), Estado de México (3.1) y Quintana Roo (2.0).

Datos del Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza arrojan que el ingreso real laboral promedio de la población ocupada, a nivel nacional, fue de 4 mil 145 pesos al mes, cuando se requieren 16 mil pesos para adquirir una canasta básica, en una familia de 4 personas, según un estudio de la Universidad Iberoamericana.

“La falta de empleos, de oportunidades y sobre todo que el trabajo sea mal pagado, contribuyen a que se dificulte más tener un empleo debidamente remunerado”, argumentó César Silva Reyes, secretario de la CROC local.

Todo esto, dijo, ha sido una constante en los últimos años y no ven para cuándo pueda terminar, por lo que cada día la pobreza laboral de la clase media baja sea más complicada y que las despensas sean más raquíticas.