Enfrentan riesgos bebés prematuros

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba
Al menos el 10 por ciento de los nacimientos se dan en condiciones de prematurez, reveló el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Cuando la madre presenta condiciones de diabetes, hipertensión, problemas renales, infecciones de vías urinarias y obesidad, la probabilidad de que su hijo nazca en condiciones de prematurez aumenta.
Los nacimientos prematuros también están asociados al uso de técnicas de reproducción asistida o embarazos en donde las madres son muy jóvenes o en edades muy avanzadas.
La neonatóloga Nizarindany Chacón, del Hospital General Regional de Orizaba (HGRO) del IMSS, señaló que un bebé prematuro es todo aquel que nació antes de las 37 semanas de gestación, que si bien se subclasifica por el tiempo de gestación en que nace, el peso y la talla, se debe de considerar prematuro a todo aquel bebé que no nace en el tiempo de término.
Explicó que un bebé que nace en condiciones de prematurez va a enfrentar muchos problemas de salud porque se afectan diversos sistemas ya que es un organismo completamente inmaduro.
El bebé prematuro enfrenta problemas en el sistema nervioso central, en los pulmones, el aparato gástrico, todo su organismo se encuentra inmaduro y enfrenta diversas patologías. Por qué es un organismo que no estaba preparado para enfrentar un ambiente distinto al útero.
Explica que el prematuro enfrenta desde dificultad respiratoria hasta dificultad para alimentarse, su sistema inmunológico está débil y por lo tanto son fácilmente susceptibles a infecciones, hemorragias, y diversas patologías propias de la prematurez.
En el hospital, explica, cuando nace un bebé prematuro el personal médico se aboca a lo que en ese momento el bebé requiere de manera urgente.
“Que en muchos de los casos, el bebé prematuro a lo que principalmente se enfrenta es a la adaptación pulmonar porque es un pulmón que todavía no estaba preparado para respirar aire como un niño de término”, detalla.
Explicó que también se le da prioridad a la alimentación del bebé con leche materna, siempre y cuando la madre tenga las condiciones óptimas para extraerse la leche y dejarla para el bebé.
Un bebé prematuro se le trata de alimentar por la vía oral, a través de la succión. Pero si no tiene las condiciones se le alimenta vía parenteral, en donde incluso se le ponen en la vena, a través de catéter, nutrientes para mantenerlo alimentado.
También se les puede alimentar, a través de una sonda que llega al estómago para evitar el reflejo de la succión.
Para que un bebé prematuro se ha dado de alta del hospital y pueda incorporarse a su domicilio, detalló que el personal médico tiene que asegurarse que el pequeño tenga un incremento o ganancia de peso de forma adecuada y sostenida.
Pero sobre todo que sea capaz de regular su temperatura fuera de la cuna radiante o de la incubadora. Además de que su alimentación sea completamente con una buena succión.

Maximiliano
“el guerrero”
Aunque ha sido un proceso muy difícil, Monserrat Cruz Morales y Joel Guzmán Domínguez dan gracias Dios por permitir tener a su pequeño Maximiliano.
Max es un bebé que nació a las 26 semanas, pesando 900 gramos y con una estatura de 32 centímetros, y que desde ese 17 de septiembre que nació ha demostrado ser todo un guerrero.
Monserrat recuerdo la complicación de su embarazo desde las 24 semanas, y al no resistir más su cuerpo, a las 26 semanas le practicaron una cesárea para que su nacimiento fuera en las mejores condiciones, ingresando a un cunero patológico, para que pudiera continuar con el desarrollo.
Jesús Velasco Báez, jefe de pediatría del HGRO menciona a Max como un niño que ha pesar de que ha pasado por muchas complicaciones, es muy fuerte, y todo el equipo de subespecialistas y especialistas están atentos a él y a su avance que tiene.
“Max saldrá adelante”
“La mamá tuvo un problema desde el embarazo, aparentemente hubo una incompatibilidad desmico-cervical incluso ameritó un cerclaje cervical que es una especie de amarre en términos gruesos, muy burdos que se le hace al cuello de la matriz del útero de la mamá para que pueda mantener sellado y que no haya una apertura que permita la progresión del trabajo de parto”, apuntó. Dijo que debido a las complicaciones que tuvo, al pequeño le dio una infección a nivel pulmonar, pues son niños que tienen larga instancia hospitalaria, tienen inmunodeficiencia y no pueden defenderse bien, entonces cualquier bacteria que pareciera insignificante, para él seria mortal.
El pediatra señaló que se confía qué Max pueda salir de la condición actual, y así su mamá pueda ingresar al programa “Mamá canguro”, donde los pequeños son cargados por la mamá y así se tienen piel con piel, ayudando al desarollo neurológico del paciente mejorando la cantidad de calorías que se pueden ahorrar para el crecimiento.
Juan Francisco Montiel Vazquez pediatra neonatólogo en el hospital del IMSS de Orizaba, también recuerda a Maximiliano como un pequeño que nació en forma prematura y que por su condiciones tenía la cuesta arriba, un pronóstico malo desde un principio, pero afortunadamente sigue presente y luchando diariamente.
“Inicialmente las primeras semanas fue un apoyo en la cuestión de sus respiración. Sigue ocupando el respirador artificial, inicialmente batallamos con la madurez en los pulmones. Esto se complicó porque él tuvo un paro y además hay una condición del corazón de los bebes prematuros que normalmente en un bebe que nace de término el corazón debe funcionar de una manera diferente, a cuando los bebes están dentro de la mamá”, recordó.
Aunque dijo que no es sencillo, confían mucho en poder resolver el problema de infecciones y con ello ayudarlo a qué pueda respirar por si mismo.