El sueño inconcluso

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Jorge Vergara no realizó en vida su máximo sueño, el emparejar en organización el propio futbol mexicano profesional, o mejor expresado, el visualizado para su equipo más querido y amado, el de las propias Chivas Rayadas del Guadalajara, de emparentar casi como primo hermano con el balompié de Holanda, aun recordando el esfuerzo del directivo, al millón por ciento polémico, por mezclar el jugo de naranja de los Países Bajos, en el interior del pomo de tequila, habiendo parado inclusive las prensas deportivas la llegada de Johan Cruyff, que parecía tener el truco magistral, para que con un poco de tiempo, el equipo más mexicano del balompié azteca rentado, siquiera caminara en el plan de estrategia como los mejores cuadros holandeses, de la mano y piernas con aquella Selección, que detuvo el pulso del futbol en el año del 1974.
Mas las buenas intenciones se las lleva Pifas cuando uno menos espera, y tras la llegada del que Vergara consideraba que era el Papa del futbol mundial en aquel año del 2016, luego de diez meses de planes, estrategias y esfuerzos para nada mancomunados, pues Cruyff se volvió ojo de hormiga. y sin ninguna clase de gloria tuvo que partir a su país de origen, creyendo que Don Jorge se desesperó, suponiendo que en breve tiempo ya el futbol mexicano rentado, tan lleno de pésimos directivos que solo buscan las comodidades de sus bolsillos, iba a establecer la increíble metamorfosis, de nulificar lo negativo, para la aparición de un final de auténtico cuento de hadas.
Resultando un año fatal para el gran símbolo en vida y muerte del futbol holandés, ya que poco después de su partida dentro de la organización del Guadalajara, Johan falleció en la ciudad de Barcelona a la edad de 69 años, por lo cual en los caminos conducentes a la eternidad se debieron de encontrar directivo y ex jugador,
La pasión por el futbol holandés por parte de Jorge Vergara se inicio en el año del 2004, con aquella contratación como director técnico de Johannes Antonius Westerhof, que durante dos periodos dirigiendo a las Chivas, inclusive a las Chivas USA, no acertó dar una, por lo cual rebotando como pelota de trapo, termino dirigiendo al Necaxa, en donde de igual modo nunca hizo huesos viejos.
Significando aquella contratación de Johan Cruyff por parte del señor Vergara, que ayer domingo recibió el homenaje popular después de su partida de este mundo, dentro de una misa a las doce horas en el interior del estadio Akron, como uno de los estelares momentos de su gestión, incomprendida en la mayoría de las ocasiones, para tratar de emparejar al propio equipo del Guadalajara como uno de los mejores del mundo.
Fue la máxima ambición de Vergara, y se le aplaude por eso.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz