Desaparecidos van de los 15 a 39 años

Paco Montes
El Mundo de Córdoba

De los más de 540 desaparecidos en Veracruz desde el año 2007 al 2018, el análisis de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) revela que la mayoría de éstos en la entidad contaban con entre 15 y 39 años de edad. Este grupo representa el 61 por ciento del total.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos advierte que mientras no se ponga un alto a la corrupción, impunidad y complicidad con autoridades del Estado, quienes con sus acciones u omisiones permiten que continúen ocurriendo las desapariciones, los intentos por garantizar la justicia están condenados al fracaso.
De 2011 a 2018, en Veracruz se descubrieron 325 fosas en las que fueron hallados 180 cadáveres, 548 cráneos y 24 mil 338 restos óseos. En 148 casos se trata de hombres y 48 de mujeres, indica el informe.
“La lucha y el esfuerzo de los colectivos que se han conformado a través de los años en el Estado de Veracruz no ha sido infructuoso, por el contrario, a partir de su incursión en la búsqueda en campo y la ubicación de fosas clandestinas, han logrado la localización de cientos de cuerpos y miles de restos óseos de personas que eran buscadas”, indica el texto oficial.
Al final del documento, la CNDH hace diversas recomendaciones a autoridades, entre ellas al Gobierno de Veracruz, encabezado por Cuitláhuac García, a quien le solicita trabajar en un proceso que facilite a familiares de personas desaparecidas la revisión de álbumes fotográficos de las personas privadas de la libertad en cárceles federales y estatales; ayudar a las autoridades a que puedan identificar la totalidad de restos humanos hallados en la entidad; establecer un registro de fosas clandestinas localizadas en el estado; crear un registro estatal de objetos localizados en las fosas clandestinas; generar un programa de localización de fosas comunes a fin de tomar muestras genéticas que permitan el cruce de información, y organizar programas en materia de seguridad pública e impartición de justicia para prevenir, perseguir y sancionar la desaparición de personas.