¡Jesús Cristo de Veracruz!

Talavera Serdán

Alex Gou y este cronista tuvimos tratos hace años cuando en Cd. Juárez monté como asociado el musical “Peter Pan”, con el “Loco” Valdés, y a mis novatos compañeros de aventura teatral les fue muy bien. Al menos tuvieron la oportunidad de cenar con ellos, embebecerlos y presumirlos.
“Sí, hombre, ¡qué nostalgia de aquellos tiempos!”, dice acompañado de un suspiro. Le recuerdo algo más en común, nuestra amistad con el gran coreógrafo James Kelly, que a él le dirigió como residente el musical “Frankenstein Jr.”, siendo también pivotal como contacto para el montaje de “Billy Elliot”, con 4 chicos de la academia de danza de Martha Sahagún. Mr. Gou envía saludos muy afectuosos a ambos.
El aún joven Alex es un tipo muy arriesgado, comprando derechos de montaje de musicales caros, como su nueva “Sugar”, versión escénica del film de Billy Wilder Una Eva y dos Adanes, que en 1959 hizo sensación con la curvilínea Marilyn Monroe, y los galanes Tony Curtis y Jack Lemon, pieza que en los 80s interpretó aquí en teatro Enrique Guzmán (creo que su pareja era Héctor Bonilla, y ella Sylvia Pasquel), de quien, me dice Gou en entrevista telefónica, fue (Guzmán) “tan cuate que nos cedió los derechos de traducción” de esta comedia disparatada de confusión de identidades y lleva ya dos semanas de éxito en el Insurgentes de CDMX con comediantes de Televisa (“Albertano”, le suena?).
Alex también es responsable de la magnífica producción en CDMX del musical “Billy Elliot”, que llevó por caso dos años a tres de nuestros chicos maravilla de Fomento Artístico.
El asunto es que uno de los musicales, una ópera rock nada menos, que inicia como grabación en el Reino Unido y se hace popular en el mundo antes de decir “levántate y anda”, regresa luego de dar la vuelta al mundo por casi 5 décadas, “Jesucristo Superestrella”, de Andrew Lloyd Webber, autor de la música, y Tim Rice (entre otras, autores de la clásica “Evita”). Y Mr. Gou la presentará en Veracruz puerto, el World Trade Center, con toda su gloriosa magnitud: “Imagina -dice– 7 tráilers, con material para 160 cambios de vestuario, y el tonelaje de luces y equipos sonoros”, me dice Gou y puedo concebirlo. Wow!.
Su equipo tiene 2 días para montar el show gargantuesco que, comenté con él, disfruté en los 70s con la empresaria novata debutante Julissa, Teatro Ferrocarrilero, capital mexicana, ella como María Magdalena y en tiempos en que aún no se inventaban los mics inalámbricos, provocando en ocasiones que los alambres larguísimos se reborujaran.
Julissa, mami de Benny Ibarra, conserva aún ciertos derechos de traducción. Aclara que Leonardo de Lozanne no viene -compromisos previos–, y en su lugar estará Guillermo Navarro, suplente de Benny en “El hombre de la Mancha.”
“Jesus Christ SuperStar” se manifestó en el film de Norman Jewison de 1973, con buen éxito en versión modernizada, ante una audiencia aún no acostumbrada a ver a la figuro máxima del cristianismo como un John Lennon o David Bowie cualquiera; pero lo cierto es que posee una fenomenal trascendencia, y en la interpretación de estos ídolos musical como Beto Juevas (Jesús), Yahir, María José (María Magdalena), Guzmán (Herodes), Calimba (Judas) y varios de los intérpretes que ensayaron esta pieza para sólo dos semanas en CDMX, milagrosamente se les han ampliado como panes y peces en el sabor popular.

Se las recomiendo sin reservas.
Recuerde, noviembre 27 (miércoles) en el World Trade Center del puerto veracruzano. Comuníquese ahí para reservaciones. No garantizamos ni estampitas ni indulgencias; pero le recordamos también, que este es un show irrepetible, como por lo visto la segunda venida de Cristo.