El miedo por el miedo

Tomás Setién Fernández y Natalia Setién Aguilar

Curioso y hasta inquietante filme el titulado La noche de la Bruja, para comenzar sin siquiera una aparición de alguna vieja con verruga en la nariz, que haya dejado su escoba sideral en algún estacionamiento regido por el Diablo, todo partiendo en la mentalidad obtusa y decadente, para terminar siendo mortal, de un grupo de jóvenes en edad de perecer violentamente, perdidos entre las nieves de los temporales mas fríos que el hielo, dentro de una camioneta, terminando su fin de semana de manera brutal, con un reguero de cadáveres, solo salvándose la que parecía mas inteligente del grupo orate, que lleva al cabo al final de la cinta, el asesinato de su mejor amiga, supuestamente porque estaba poseída por el espíritu de alguna bruja de Salem, de las que fueron quemadas dentro de aquel pasaje terrible que se llevo al cabo en una población cercana a lo que hoy es Boston.
Los vericuetos y caminos desviados, tal y como el llevado al cabo por el grupo de excursionistas, de sus propias mentes, van acorralando mucho a mucho los sentidos comunes que nadie parece tener de ese nada selecto grupo, acabándose por extraviarse en plena tormenta de nieve, para proceder a su destrucción masiva, tomando como chivo expiatorio a una atormentada jovencita. la cual fue violada por un grupo de supuestos deportistas del fútbol americano, y que ante la menor amenaza en su entorno, se vuelve violenta y hasta mortal, siendo la responsable para sus orates compañeros de todas las muertes que se originan en una sola noche,
Jóvenes atrapados en trampas de cazadores furtivos, asesinatos por accidente con un puñal clavado en la garganta, sangre a borbotones, con un respectivo congelamiento del dueño del vehículo, hasta rematar con el asesinato de la joven ultrajada, a manos de su mejor amiga, que no encuentra otra explicación mas lógica a la pregunta de un policía, a la que fue la causa de la matanza, contestando con la mirada perdida la joven, que a causa de una poseída por las brujas de Salem, que ni por equivocación aparecen en la cinta.
Muy alejada de las grandes súper producciones de las brujas en el cine gringo, de filmes como Un extraño verano, Las Brujas, Las Brujas de Eastwick con Jack Nicholson como el pingo mas simpático y mortal en la historia del cine, y nunca comparable con las producciones europeas Martillo a las Brujas como ejemplo, resulta inferior a Mientras las brujas arden, llevando el papel de cazador de víctimas inocentes, el actor terrorífico por excelencia Vicent Price, sin embargo la cinta en cuestión. retoma el miedo por el miedo, como el eslabón perfecto para mantener en tensión a los cinefilos, recordando partes de aquella película mexicana Llovizna,estrenada en el año de 1978, basando su argumento, en que un conductor burgués al dar aventó a un grupo de campesinos sin ánimos de hacerle mal, termina por asesinarlos con su revolver, cuando surge el miedo y pánico en su cerebro, suponiendo que será asaltado y luego muerto por los recogidos.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz