Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 17,20-25:

Germán Alpuche

En aquel tiempo, los fariseos le preguntaron a Jesús: “¿Cuándo llegará el Reino de Dios?”. Jesús les respondió: “El Reino de Dios no llega aparatosamente. No se podrá decir: ‘Está aquí‘ o ‘Está allá’, porque el Reino de Dios ya está entre ustedes”.
Les dijo entonces a sus discípulos: “Llegará un tiempo en que ustedes desearán disfrutar siquiera un solo día de la presencia del Hijo del hombre y no podrán. Entonces les dirán: ‘Está aquí‘ o ‘Está allá’, pero no vayan corriendo a ver, pues así como el fulgor del relámpago brilla de un extremo a otro del cielo, así será la venida del Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser rechazado por los hombres de esta generación”.
Palabra del Señor.

Este pasaje de la escritura ha sido comentado muchas veces y por muchas corrientes de pensamiento, muchos creen que al afirmar que Reino de Dios está entre nosotros lo reducen a experiencia imaginarias o subjetivas de cada individuo, algunos otros lo reducen a supuestas “capacidades psíquicas” presentes en algunos iluminados, otros creen que es la capacidad de la mente humana para descubrir nuevos mundos y aspectos de la realidad ocultos. Jesús nunca pretendió decir tales cosas.
Para aquellos que quisieran conocer y experimentar el Reino de Dios se les anuncia la Buena Noticia de que ya está presente en la persona de Jesucristo.
En Cristo se unen el cielo y la tierra, y se abre a los hombres la posibilidad de experimentar la presencia y el amor de Dios de modo especial para los que sufren, los pobres y los pecadores. Jesús es la presencia del Reino de Dios, está cerca de nosotros habitando en medio de la comunidad cristiana.
Allí donde está la comunidad cristiana es donde se hace presente el Resucitado, salvando de los pecados, sanando a los hombres de todo sufrimiento, llevándoles la paz de su presencia.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz