Whoopi, hermana mayor

Talavera Serdán
Quésto y Quel´otro

PROBABLEMENTE, si es admirado(a)r(a) –¡qué lata con eso de la “diversidad”!– de la estupenda Whoopi Goldberg, recuerde con afecto dos de sus comedias donde interpreta al mismo personaje, la cabaretera Deloris Van Cartier, quien atestigua de un crimen -perpetrado por nadie menos que su novio, el bueno de Harvey Keitel- y debe ser protegida por la policía como testigo presencial, y la esconden en el sitio menos creíble, propicio o adecuado para una chica de la vida “fácil”: un convento.
Es eso o que la conviertan en fiambre. Deloris se ve envuelta en un aburrimiento peor que la muerte: la vida monacal, y el rechazo frío de la Madre Superiora (una siempre superior Maggie Smith), pero sus compañeras, algunas de ellas novicias, la acogen con una mezcla de calidez, candidez y curiosidad, ignorando su pasado escandaloso.
PRONTO, DELORIS siente “el llamado”, esta vez del showbusiness, y empieza a canalizar su inquietud enseñando armonías a sus coleguitas, muchas quienes también sienten el cosquilleo escénico aunque no en el sentido de la ex corista, sino un “Llamado” auténtico, al grado en que el grupo musical se va formando, aún con la reticencia de la Madre mayor, hasta descubrir que la música, capaz de apaciguar a las fieras, empieza a atraer a chicos malvivientes en una comunidad multi-étnica conocida por su desprecio a las leyes, aún las de la religión.
LA IGLESIA de pronto se convierte en un atractivo, Deloris readquiere una popularidad no deseada y bastante riesgosa al ser expuesta a los medios, que consideran un fenómeno el “experimento” (que en la secuela atrae hasta al Papa, feliz de acompasar las canciones de las humildes Siervas de Dios, con tonadas populares como “Yo te seguiré”, modificadas ingeniosamente para aludir al Señor, o “My guy(mi tipo)” vuelta “My God (mi Dios)”, pero ponen en riesgo el anonimato de la mujer.
SISTER ACT, de 1992 fue éxito considerable, y al año siguiente ya tenía secuela Sister Act 2: De Vuelta en el Hábito, la original dirigida por Emile Ardolino, de fama Baile Caliente/Dirty Dancing, y la 2, donde Deloris es descubierta por su ex novio, dispuesto a acabar con ella y no precisamente a besos, con una baja ligera en elementos novedosos, por Bill Duke.
EN 2010, miss Goldberg, quien mereció el Oscar coestelar en el rol de la medium Oda Mae Brown (sí, los nombres exóticos le van a Whoopi, quien en realidad se llama Caryn Elaine Johnson), interpretó en temporada breve en el London Palladium, el rol de la Superiora en el musical basado en el film.
Anunciada para sólo un mes de representaciones en Londres (julio 29-agosto 40, 2020), el acto de la Hermana Deloris vuelve al Eventim Apollo en Hammersmith. Esta vez ella en el rol titular (consideremos que este noviembre 15, Whoopi-Caryn Elaine cumplirá 54).
A GOLDBERG se une un reparto sólido como la muy popular actriz británica Jennifer Saunders, famosa por la serie “Absolutely fabulous” como la Madre Superiora. Brenda Edwards suple en el rol titular las matinées de los martes, y el tour por el Reino Unido se planea iniciarlo en abril 2020.
Desde luego, esta producción nueva es readaptada por sus creadores Alan Menken y Glenn Slater (música) y Douglas Carter Beane (guión), dándole edad mayor al personaje. El argumento también lo trabajan Bill y Cheri Steinkellner para dirigir Bill Buckhurst, y coreografiar Alistair David.
POR CIERTO, a nuestra Dolores del Río, que inicia en Hollywood en el cine silente, se le intentó cambiar a Delores, lo que la hermosa duranguense protestó, y ganó. De igual forma, a nuestros amigos norteamericanos se les dificultan nombres “exóticos”, por eso a las Irmas les llaman “Ermas.”

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz