Orizaba, tercero en remesas

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Orizaba es el tercer municipio veracruzano con mayor captación de remesas. En el trimestre julio septiembre, alcanzó un crecimiento del 5.7 por ciento, sumando un total de 24 millones 67 mil 209 dólares.
Si se compara la captación del primer trimestre del año (enero-marzo), que fue de 19 millones 242 mil 60 dólares, el aumento es del 25.07 por ciento.
Según el último reporte de Banxico la captación del trimestre julio-septiembre representa un crecimiento del 5.7 por ciento con respecto al semestre abril-junio cuando la ciudad captó 22 millones 760 mil 777 dólares.
Al respecto, Luis Ramón Pérez Lezama, economista, director de investigación y docencia económica en el grupo de consultoría Saver, explicó, que las remesas van a experimentar un incremento muy sustancial debido a que hay temor con respecto al gobierno del Donald Trump. Esto está propiciando que los connacionales envíen más ingresos a sus familias, lo cual se ha venido reflejando desde que Donald Trump asumió la presidencia de los Estado Unidos.
El incremento de las remesas refleja un flujo extranjero de aquellos connacionales que están viviendo en aquél país y que trabajan para mantener a sus familias. Y agregó: “es increíble que sean nuestros propios hermanos, paisanos, los que nos estén manteniendo con la remesas que envían, y no los empresarios y los inversionistas extranjeros”.
El que Orizaba tenga cada vez más remesas, dijo, habla de que hay un resultado de más connacionales que están yéndose al extranjero en busca de oportunidades, y seguramente son de municipios conurbados como Río Blanco, Nogales o esta zona, que está exportando mano de obra.
Independientemente de que el municipio de Orizaba está creciendo, comentó, la región como tal es vulnerable, pero el escenario de riesgo es que hace falta más inversión.
Lo cual viene de la mano con la política de gobierno, el poco gasto, el ingreso para los ayuntamientos, menor gasto en infraestructura para los estados.
“Qué bueno que tengamos remesas, pero qué peligroso es porque si el año que viene se concreta la recesión norteamericana, habrá menos empleo en Estados Unidos”, dijo.
Es importante cuestionarse, indicó, respecto a que si bajaran las remesas y no se tuviera esa inversión que es la que está haciendo falta en México para generar empleos, ¿de qué vivirían las familias?.
“Ese es el riesgo porque la recesión norteamericana es inminente, prueba de ello es que cada vez se están enviando más remesas”, comentó.