Óscares de honor, Lina, Sofía, Geena, Wes

Talavera Serdán / Quésto y Quel´otro

LINA WERTMULLER, a sus 91, es capaz aún de alzar plumas, y hacer que la audiencia pida más.
Como la primera mujer directora nominada al Oscar 1978 por su comedia Sietebellezas, fue una de las recipientes del Premio de los Gobernadores, que de alguna manera intentan con estas preseas resanar deslices de criterio en el pasado al otorgar las estatuillas “grandes”, el llamado Oscar.
Lo verdaderamente importante en esta ocasión, que también intentan resanar otro tipo de deslices, del género discriminatorio. No sólo las mujeres o diversidad de género -directoras, actrices, latinos, indios americanos, usted échele-han dado la impresión de discriminación en el pasado, sino que al fin, aparentemente, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas hace una especie de humilde tributo a lo que ahora, al fin, llaman “inclusión de género, diversidad, equidad de género y riesgos creativos, por lo que el domingo reciente, en ocasión del 11º premio anual de los Gobernadores, se mostraron ejemplos que remarcan esas declaraciones -que la Academia trae como lastre décadas atrás.
LA LECCIÓN: En ocasiones no importa lo que hagas, porque alguien vendrá que se robe el maldito show.
ESTA VEZ fue la nonagenaria directora italiana Lina Wertmüller (91) que recibe un Oscar Honorario por su trabajo provocativo, original, que incluye títulos como La Seducción of Mimí, Amor y Anarquía, Arrastrados (Por un Destino Insólito) y Sietebellezas, film por el que resultó la primera mujer jamás nominada al Oscar de dirección.
ESA NOCHE otorgaron también premios honorarios al director David Lynch y al actor Wes Studi, dando Jean Hersholt Humanitarian Award a la actriz activista de paridad de géneros Geena Davis, quien en ´79, lo gana por El Turista Accidental y en ´92 vuelve a nominarla por Thelma & Loise/Un Final Inesperado.
SIN EMBARGO, la chispa de la nonagenaria Wertmüller fue el encanto de la noche. Primero, censurando a su traductora Isabelle Rossellini por el morado de su vestido: ”No te va, para nada. La próxima que vuelva a verte en ese color, yo misma voy a denudarte.“
Sobre Sofía Loren (de 85 años), una de las presentadoras: ”Esta mujer debe tener pacto con el diablo. Aún se conserva hermosa.“ Wertmüller se quejó de que Oscar sea varón y no tenga una réplica, una ”Anna,“ Y aunque apenas pudo sostener su estatuilla, amenazó con seguir hablando 24 horas (lo que a muchos no importó, por lo entretenido de sus comentarios), con Wertmüller convirtiendo los más rápidos y sueltos Governors Awards en años, en un evento juguetón, animado, de muchos que muchos recuerdan, además de uno de los más emocionales y cargados de estrellas, dado que muchos de los presentes iban no sólo a aplaudir sino a promover: Leo y Brad, Tarantino: Érase una vez en Hollywood” y así por lo consiguiente.
El Premio de los Gobernadores del Oscar tuvo sus toques de humor, de promoción y activismo al movimiento “meToo.” El premio a Sturdi, actor de origen nativo-americano, fue el primero en su categoría, así como el de David Lynch, creador de varias obras abstractas (“Twin peaks”, “Mullholland drive”), único hombre blanco en obtener la estatuilla.
El presidente de los Premios Governor, David Rubin, la llamó “noche libre de ansiedad”, porque los premios estaban predesignados y fueron a manos merecidas, calificando por mucho el de la mujer de 90 años, quien hace 30 pudo ser, de hecho, fue, una contendiente muy merecedora. Perdió en sus 4 menciones (ante Rocky y otros títulos olvidados), aunque luego de este evento, muchos estarán corriendo a hallar copias de sus films, que hicieron época.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz