Pide la Iglesia decir la verdad

Carmen Lara
Cortesía

Previo al próximo informe de Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, la diócesis de Orizaba expresó que lo primero que los ciudadanos quieren escuchar es que hable con la verdad, sin negar la realidad que no solo se vive en nuestro estado, sino en las comunidades que lo padecen, así como la resección económica, violencia, falta de oportunidades a los jóvenes, falta de empleo y seguridad.
“Nosotros quisiéramos que no se negara de manera insensata una realidad que nosotros constatamos que si existe, esperamos que reconociendo la realidad que se vive también el como jefe del ejecutivo estatal determine las acciones necesarias para la reintegración del tejido social”, mencionó el vocero diocesano Helkyn Enríquez.
Esto a través de las instituciones que el gobernador coordina se pueda responder al clamor de las comunidades, municipios y del estado, por su parte, ellos como iglesia están dispuestos a colaborar en las funciones que les tocan, sin embargo, existen funciones que en específico le corresponden al gobierno.
Como Iglesia desempeñan su función como institución pacificadora, sin embargo, no pueden hacerlo cuando en el estado no tienen apoyo para integrar a las familias, sino que se promueven leyes que la desintegran para defender la vida, cuando se promueven otras que atentan contra ella, con falsos argumentos como la supuesta defensa del derecho de algunas mujeres al decidir sobre su cuerpo.
“No podemos ayudar a pacificar un lugar donde no se está generando oportunidades de empleo, no podemos cumplir nuestra misión educadora si de repente no se está invirtiendo en la educación como se debe, entonces por eso esperamos que reconociendo la realidad, pues puedan asumir verdaderamente la responsabilidad y satisfacer lo que el mismo juro cuando tomó posesión”, señaló el padre.
De acuerdo a la perspectiva de la mayor parte de la comunidad que la iglesia escucha, sienten y no ven que verdaderamente se vaya concretando las promesas de campaña, si bien es cierto que tienen que tener paciencia, también lo es que existen cuestiones que ya se deberían estar constatando y la población no lo percibe.