Niega SEV monopolio con Pepsi

Armando Landa
Corresponsal

Xalapa.- El director del Departamento Jurídico de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) José Miguel Hernández Durán rechazó que esta dependencia haya monopolizado la venta de refrescos en secundarias y bachillerato favoreciendo a la embotelladora Pepsi.
“Es un Convenio de Exclusividad con Pepsi y la finalidad de este convenio es transparentar lo que ya se venía haciendo antes, esos convenios siempre se han llevado a cabo, pero nadie ha comentado nada, ahora nosotros lo transparentamos, es un convenio que se acaba de firmar y es en beneficio de todas las escuelas”, afirmó.
En entrevista, el funcionario de la SEV aclaró que se realizó un proceso donde concursaron varias empresas refresqueras y citó como ejemplo Peñafiel, sin embargo, la única que cubrió con los requerimientos de tener presencia en toda la geografía estatal fue Pepsi.
Hizo saber que dentro del acuerdo que se signó con Pepsi, en un periodo de 30 meses (es decir 2 años y medio) dicha embotelladora a aportará 4 millones de pesos, los cuales se destinarán de manera directa a la mejora de los planteles educativos.
“Aquí buscamos un beneficio para las escuelas y tratamos de obtener recursos para las mismas, hay un Fondo de Imagen por 4 millones de pesos que va a otorgar la refresquera para el beneficio de las escuelas, pintura, mobiliario, este fondo se va a ir repartiendo en todas las escuelas”, destacó.
Explicó que una vez que concluya el contrato vigente se llevará a cabo una nueva negociación.
Precisó que Pepsi es la que ofreció más recursos para las escuelas, después de 30 meses se determinará si es correcto continuar con ellos o si no se buscará otra opción, siempre y cuando beneficie nuevamente a las escuelas.
Hernández Durán negó que esta acción represente alguna negociación para desviar recursos, sino por el contrario, reiteró que se trató de un proceso transparente donde participaron otras empresas que buscaban esta exclusividad.
Tras difundirse el convenio surgió la polémica en el sentido que viola una disposición de la SEP de evitar la comida chatarra en escuelas, que incluye los refrescos.