Aumenta envenenamiento y robo de mascotas finas

Lucy Rivas A.
El Mundo de Orizaba

Río Blanco.- Ayuntamientos deben poner en marcha su reglamento animal con multas y publicidad en donde tipifique quees delito que dueños de mascotas continúen maltratado y envenenado animales, pues continúan los casos reportándose.
Jane Freedman, presidenta de la asociación civil Entorno Animal, destacó que es un delito maltratar y envenenar animales, “no lo es comprar veneno, pero si envenenarlos”.
Destacó que hace unas semanas, en una bodega de Jalapilla, perteneciente a Rafael Delgado se reportó el envenenamiento de una perra y tres gatos, y existían otros cinco gatos más en riesgo de ser envenenados, por lo que integrantes de la AC ayudaron a conseguirles albergue.
Reconoció que a la fecha los ayuntamientos de la región no les han dejado pegar carteles con esta información, por lo que destacó que una manera de que estos se involucren es que actualicen, realicen y pongan en práctica sus reglamentos de protección animal.
Además de que pueden, involucrarse definiendo sitios en donde se puedan colocar espectaculares de gran tamaño y visibles, indicando que el envenamiento de animales es delito sancionable.
Dijo que las redes sociales se han encargado de hacer innumerables las denuncias de maltrato, envenenamiento y denuncias de robo animales, por lo que aseguró que hasta cierto grado, pues puede ser contraproducente, debido a que la gente “grita” y dice mucho sin investigar ni tener evidencias.
Aunó que hace unas semanas en la colonia Juárez, dos perros pitbull atacaron a otro perro dejándolo gravemente lesionado, por lo que deben denunciar el acto en el momento, para que exista castigo al dueño y no esperarse.
Otro de los casos, es el de una persona rescatista que trabaja en el basurero de los Colorines en Nogales, quien ha detectado un gran número de perros y gatos abandonados en esta zona y es una forma de maltrato animal, y cada vez, se vuelve más difícil el esterilizarlos y encontrarles un hogar.
Y es que destacó que continúa la discriminación hacia los animales criollos, y el robo de animales finos para hacer negocio.
“Si tienes un animal fino, se corre el riesgo en que alguien lo vaya a robar, por lo que de adoptar un perro criollo nadie te lo va a querer robar, y es una mascota de compañía como cualquier otra, al que debes alimentar y cuidar”, finalizó la presidenta de la asociación.