Obra pública, ‘agujero’ de corrupción municipal

De la Redacción

La construcción de obra pública se mantiene entre los principales generadores de corrupción en los municipios, tal y como lo demuestran las múltiples irregularidades administrativas y técnicas que allí se cometen año con año, revela un estudio de ONEA México y Primer Párrafo.
Se trata de uno de los rubros con más observaciones hechas por el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) y el Congreso del Estado a los gobiernos municipales de Veracruz emanados de todos los partidos políticos, e incluso los tres gobernados por ediles sin partido o independientes (San Andrés Tuxtla, Tlacotalpan y Coahuitlán).
Y es que pese a los constantes cursos de capacitación que se brinda a las administraciones municipales para profesionalizar a su personal y mejorar su desempeño, éstas siguen incurriendo en una larga lista de irregularidades en el manejo de los recursos públicos.
Tan sólo este año, en su Informe General de los Entes Municipales de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2018, el Orfis documentó cinco mil 499 inconsistencias distribuidas en dos mil 517 recomendaciones y dos mil 982 observaciones para los 212 municipios y entes paramunicipales como organismos de agua e institutos de las mujeres.
Una vez concluido el Procedimiento de Fiscalización Superior, con la elaboración y entrega del informe antes mencionado, el Orfis también reportó un total de 428 observaciones por un monto de 329 millones 294 mil 367 pesos con 91 centavos, “que adquieren el carácter de irregularidades que pudieran ser representativas de un presunto daño al patrimonio municipal y/o un posible desvío de recursos y dar lugar a la determinación de responsabilidades y fincamiento de indemnizaciones y sanciones a quienes manejaron los recursos públicos respectivos”.

Adjudicaciones
directas
Por si fuera poco, durante los procedimientos de adjudicación de obras y servicios, en los municipios predominan actos que poco abonan en la transparencia y sana competencia, e incluso caen dentro de las presuntas irregularidades tales como la asignación directa de obras en un alto porcentaje.
Por ejemplo, en Xalapa, la capital de Veracruz, durante el ejercicio 2018 se reportaron 180 obras por un monto de 235 millones 491 mil 560 pesos con 84 centavos, de las cuales 122 se asignaron a empresarios constructores mediante adjudicación directa, 54 se adjudicaron por invitación y sólo 4 se sometieron a licitación pública.
En Poza Rica, al norte del estado, se reportaron 123 obras cuyo monto total ascendió a 156 millones tres mil 49 pesos con 76 centavos.
Ninguna de ellas se sometió a licitación pública, 40 fueron por adjudicación directa y las restantes 83 se adjudicaron por invitación.
En Minatitlán, al sur de la entidad, la situación es parecida, se reportaron 83 obras y servicios adjudicados mediante contrato por un monto total de 118 millones 318 mil 465 pesos con 55 centavos, de las cuales, 50 fueron adjudicadas por Invitación a cuando menos tres personas y las restantes 33 por adjudicación directa.
También es una constante que el órgano fiscalizador tenga que dar vista al titular del Órgano de Control Interno de cada Ayuntamiento para que “en el ejercicio de sus funciones verifique e instruya a lo que haya lugar, en contra de los servidores públicos probables responsables del proceso de adjudicación de contratos para la ejecución de las obras, así como se lleve un puntual seguimiento y supervisión de los mismos con la finalidad de dar cumplimiento a los criterios de imparcialidad y transparencia”.
De todo lo anterior dan cuenta los Informes de Fiscalización Superior correspondientes a la Cuenta Pública 2018 de los Municipios, los cuales están siendo analizados por los 15 diputados integrantes de la Comisión de Vigilancia en la LXIV Legislatura del Congreso de Veracruz

Alcaldes temerosos
El diputado local por Orizaba, Augusto Nahúm Álvarez Pellico, presidente de la Comisión de Hacienda Municipal en el Congreso del Estado, confió en el trabajo que desde el pasado 25 de septiembre realizan sus homólogos en materia de fiscalización.
Mantiene especial atención sobre los cuatro municipios que conforman el distrito XX: Orizaba, Fortín, Atzacan e Ixtaczoquitlán, y en los municipios aledaños.
De la revisión a la obra realizada por el Orfis en Orizaba, donde gobierna el PRI, se desprende la siguiente observación: “De los 135 contratos se adjudicaron 107 a solo 19 empresas contratistas, sin respetar los criterios normativos de imparcialidad y transparencia”. En Fortín, gobernado por el PAN, la situación es parecida; en la adjudicación de 31 a solo 9 contratistas.