Galvanica, una solución para la piel

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Ana Tere Herrera Coach certificado

Al paso del tiempo, la contaminación y el sol, influyen destruyendo el colágeno natural de nuestra piel y hacen que se vea seca y envejecida antes de tiempo. También el exceso de consumo de alcohol y tabaco y hasta el estrés causan daño a la piel. El cuidado de la piel es uno de los pilares fundamentales de la estética, pues el uso de tecnología para mejorar el tejido es altamente demandado, esto se debe a que se obtienen múltiples beneficios, tales como una piel más limpia, mejor circulación y mayor tonicidad.
Actualmente existen muchos tratamientos, el que más recomiendo por ser uno de los más utilizado por las personas es el de la corriente galvánica, la cual es utilizada desde el punto de vista terapéutico para optimizar el efecto de los productos aplicados en la piel. La corriente galvánica, también conocida como corriente continua, se aplica mediante electrodos, conformados por un lado negativo y otro positivo. Esta no tiene cambios de polaridad y es superior a las fuerzas iónicas y moleculares. Esta corriente es capaz de provocar cambios químicos a nivel de organismo, sobre todo en la piel. Por ello, es sumamente utilizada y eficaz en el plano cosmético. A continuación, te menciono los siguientes beneficios:
Limpieza profunda de la piel del rostro: La corriente galvánica a nivel facial limpia la piel de manera profunda, liberándola así de impurezas, las cuales pueden causar que la piel pierda su brillo y lozanía. Mejora la oxigenación y la circulación: Durante su aplicación en el rostro, la corriente galvánica permite el aumento de la eficacia de los productos que son utilizados durante la colocación de los tratamientos, nutriendo así la piel.
Disminuye la aparición de las arrugas y tensa la piel de la cara: La corriente galvánica es el mejor tratamiento antiarrugas para la piel envejecida. Además, permite mantener un equilibrio químico en el organismo, evitando así el envejecimiento prematuro. El resultado será menos presencia de arrugas a nivel facial.
Controla las líneas de expresión: La corriente galvánica permite disminuir las líneas de expresión e incluso prevenir su aparición. Suministra hidratación y luminosidad a la piel: La aplicación de la corriente galvánica facial estimula de forma directa la producción de colágeno, lo que logra la restitución de las células envejecidas y deshidratadas para dar paso a una piel sana e hidratada con aspecto juvenil.
Suavidad de la piel: Este tratamiento estimula la función secretora de las glándulas, aumentando así la oxigenación y el aprovechamiento de los nutrientes para mantener el equilibrio del PH, lo cual da como resultado una piel suave en poco tiempo.
Contribuye a mantener la firmeza de la piel: La corriente galvánica permite aumentar la permeabilidad de las membranas celulares, lo que dota de mayor cantidad de nutrientes a las células, a la par que elimina sustancias desechables, volviendo a la piel mucho más fuerte y resistente.
Clínicamente los médicos generalmente la recomiendan para prevenir las inflamaciones y acelerar la absorción de los nutrientes, para ello es importante contactar a especialistas para el correcto uso y aplicación en tu piel.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz