Entre aplausos despiden a pescadores muertos en Antón Lizardo

Foto: AVC Noticias.

AVC Noticias

Antón Lizardo.- Los hermanos Franco y Jesús, pescadores que perdieron la vida en el mar como consecuencia de la entrada del frente frío número 8 el jueves pasado, fueron despedidos con aplausos por sus familiares, amigos y la comunidad pesquera en las playas de Antón Lizardo al mediodía de este lunes.
Los cuerpos de ambos pescadores fueron velados en sus domicilios correspondientes, pero se decidió formar un solo cortejo fúnebre para darles el último adiós.
A las 10 de la mañana, el cuerpo de Franco Domínguez Hernández se trasladó de la calle Naranjos a la calle Miguel Hidalgo donde se veló a Jesús Cardoza Hernández.
Decenas de personas acompañaron el cortejo hacia la casa de Jesús, donde ambos hermanos permanecieron juntos durante unos 20 minutos antes de partir a su eterna morada.
Los familiares se acercaron a los féretros y lloraron la pérdida de Franco y Jesús, en tanto que los acompañantes les brindaron un minuto de aplausos en su memoria.
Sin embargo, los familiares y amigos decidieron llevarlos a la playa, desde donde partían comúnmente por las mañanas para salir a pescar, con la finalidad de despedirlos.
El cortejo avanzó lentamente sobre la calle Miguel Hidalgo, al cual acompañaron decenas de personas.
En la playa, nuevamente se brindó un minuto de aplausos a los pescadores.
Leonardo Cardoza Hernández, hermano de Franco y Jesús, dirigió unas palabras a los presentes, principalmente para la comunidad de pescadores, para recomendarles hacer caso a los avisos de las autoridades ante la proximidad de un mal tiempo.
“Usen su equipo de salvamento, no queremos que veamos a otra familia envuelta en otra desgracia”, expresó.
Otro de los presentes agradeció a dios que los hermanos Franco y Jesús fueran hallados, pues se dan casos de pescadores cuyos cuerpos nunca son localizados cuando sufren un naufragio en el mar.
Los cuerpos de los pescadores permanecieron en la playa unos 10 minutos y de ahí el cortejo fúnebre partió rumbo al panteón de Antón Lizardo, donde recibieron finalmente el último adiós por parte de sus los familiares, amigos y conocidos.