Un vínculo poderoso con la naturaleza

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Mediante una exposición de animales, como una tarántula y una boa, los niños conocieron el vínculo que guardaba la fauna y la religiosidad en la cosmovisión de los antiguos mexicanos. “Del Mictlán a las Altas Montañas” fue el taller impartido en el Museo de Córdoba, en el que se recordó cómo los pueblos prehispánicos tuvieron un gran respeto por la naturaleza.
Rumbo a los festejos para el Día de Muertos, el conservacionista Alberto Cervantes Murguía señaló que esta es otra de las actividades para inyectar a los niños el amor por el medio ambiente y en el que recordando al Dios del Mictlán no solo abundaron más sobre el Dios de la Muerte sino también de la importancia que tenían ciertas especies en las creencias prehispánicas.
“En el taller conocimos al dios Mictlantecuhtli, el gran significado que para nosotros tiene el Día de Muertos porque lamentablemente sí se ve afectado por el Halloween y es triste que los niños mencionen más esto que el Día de Muertos (…) al poder juntar lo que es nuestra cultura con la biodiversidad salen cosas sorprendentes a los niños”.
En la sesión los menores conocieron de cerca una tarántula y una boa y los murciélagos en imágenes, los que guardaban significados en las creencias de los pueblos prehispánicos.
En el taller también se explicaron las figuras del murciélago y el tlacuache que se presentan en algunas leyendas mexicanas, asimismo, el perro de la raza Xoloitzcuintle que para los antiguos pueblos era el guía de las almas rumbo al Mictlán.