Piden reformas a favor de víctimas

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Mediante una reforma a la Ley Federal del Trabajo y Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se buscará que las mujeres violentadas puedan ausentarse de sus empleos cuando se encuentren en una situación de riesgo o violencia de género.
Cuando una mujer sea víctima de violencia, deberá contar con una orden de protección emitida por la autoridad competente y el permiso para ausentarse deberá durar el tiempo que consigne dicha orden. Se trata de proteger el derecho a la estabilidad laboral de las víctimas cuando deben ausentarse para proteger sus vidas.
Esta reforma fue aprobada y turnada al Senado, busca proteger a las mujeres en su actividad laboral, en muchos de los casos se ven obligadas a renunciar a su trabajo o abandonarlo debido a que tienen que resguardarse de su agresor para proteger su vida y la de sus familias.
Al respecto, la abogada del Colectivo Feminista Cihuatláhtolli, Luz María Reyes Huerta, señaló que esta iniciativa es afortunada porque cada vez es más recurrente que las mujeres que enfrentan violencia tienen una vida laboral activa.
“Muchas de las veces se enfrentan a la problemática de que para atender este procedimiento legal y emocional que implica el enfrentar violencia y tomar decisiones, necesitan tener un espacio donde no tengan las presiones laborales, y qué mejor que lo contemple la ley para que las mujeres puedan tener ese tiempo para regularizar su vida personal y familiar, y la de sus hijos, con estos permisos laborales que existieran para poderse ausentar de su trabajo en caso de que fueran víctima de violencia”, comentó.
Señaló una mujer violentada que tiene una vida laboral activa, es muy frecuente que niegue refugiarse o a solicitar algunas medidas en virtud a que se contraponen con su vida laboral.
Señaló que del propio trabajo de muchas de ellas depende su propia manutención y la de sus hijos, y son muchísimas las veces porque al separarse del agresor, sus ingresos se ven disminuidos porque es una de las maneras en que los agresores presionan, el no proporcionando los alimentos, entonces ellas no pueden perder su única fuente de ingresos para sacar a sus hijos adelante.