Abren puertas al Death Metal

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

Con ritmo death metal la agrupación Historias Nórdicas de la Abuela Vikinga, en conjunto con la Orquesta Sinfónica Juvenil de Río Blanco, “encendieron” el teatro Llave en un concierto ofrecido este miércoles como parte de las actividades de la 47 edición del Festival Internacional Cervantino.
Fernando Marco en la voz y guitarra rítmica, Érick Trujillo en el bajo, Héctor Reynoso en la guitarra solista y Jesús “Chuzo” Vázquez en la batería, “Zeto” en guitarra, conforman el proyecto.
Una agrupación que nació en el 2009, confirmado por jóvenes orizabeños se realizó con el objetivo de buscar dar a conocer un género de música abierto, distinto y con mucha energía, y aunque su trayectoria no ha sido fácil, actualmente la banda se encuentra bien consolidada y haciendo presentaciones en Puebla, Xalapa y Veracruz.
“Nos ha costado un poco de trabajo, pues es un género que no mucha gente escucha, pero el hecho de que se llene el teatro es muy reconfortable para nosotros”, dijo Erick Trujillo líder de la banda.
Señaló que el género death metal es un poco satanizado por la gente, sin embargo no es satánico, pues la música que tocan la hacen con pasión, profesionalismo y para todo tipo de publico, para que conozcan lo que tocan y las historias que se cuenten detrás de la música.
Por su parte, Jesús Vázquez integrante de la banda dijo que aunque su música es para la gente que le gusta este tipo de género, como banda están en la lucha de abrir fronteras para que se puedan dar más presentaciones de este género, pues al final la música es un lengua universal y podrían llegar a todo tipo de público.
Agradeció el apoyo otorgado por parte del coordinador de Cultura de Orizaba Luis Bautista Luna quién ha estado al pendiente de la gestión para la presentación en el Festival Cervantino.
La banda estuvo acompañada de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Río Blanco y teniendo como invitados especiales a Iram Salas en el piano, Adriana Viñas y Mercedes Barranco en la voz.