La ciudad manipulada

Es un derecho ciudadano conocer los avances y retrocesos de sus gobiernos municipales. Por ello, evaluar y proponer debe ser costumbre para mejorar el gobierno y la gestión municipal.
El caso de Orizaba es interesante. Preguntando a los vecinos, han manifestado algunos pendientes necesarios por resolver, que hasta el momento no se han tomado en cuenta por el actual gobierno. A continuación enumero las necesidades urgentes por resolver a corto plazo en la ciudad.
1.- La ciclovía. Al respecto ha habido varias “rodadas”, con más de un centenar de participantes en Orizaba, para solicitar se destine un espacio en la vía pública para circulación protegida de los ciclistas. La idea de la ciclovía es que cruce las avenidas principales del municipio.
2.- El retiro de circulación de todo transporte de pasajeros y carga de la “Calle Real”, como alternativa usar toda la Oriente 12 (calle del DIF) que se encuentra subutilizada y otras arterias.
3.- Pago de la deuda municipal de 50 millones de pesos, que implica interés mensual a bancos por más de un millón de pesos. Cada pago implica tomar dinero público para abonos privados, dinero que, por tanto no se invertirá en cultura, recreación, salud o seguridad.
4.- Que los costos del retiro y devolución de la estatua de Porfirio Díaz a su propietario, sea con cargo al mismo y no al erario municipal. Si no se lleva su estatua hay que cobrarle impuesto mensual, por colocar un particular, en lugar público algo que se repugna en la ciudad.
5.- Que NO se construya el estadio de futbol. Se respeten los pocos espacios empastados que tiene el municipio, como los megacampos. Construir el estadio es afectar la ecología urbana. Orizaba se llenaría de estructuras de cemento y varilla.
6.- En materia de seguridad y protección ciudadana, se exige el compromiso del Cabildo de asumir las once recomendaciones (indicaciones administrativas) de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos. Lo anterior, pues existe la duda, se atiendan de forma práctica por la autoridad municipal. Se tiene la impresión que no se da importancia a esta exigencia ciudadana, dado que en el periodo de gobierno (un año diez meses), el Ayuntamiento de Orizaba, ha tenido llamadas de atención por el órgano protector de los Derechos Humanos estatal.
7.-Que se actualice a la brevedad el portal municipal con información que le ordena la ley de Transparencia estatal. A su vez se retire el “filtro del cuestionario de registro”, que impide que cualquier vecino pueda conocer lo relevante de la información de gobierno. Cualquier ciudadano puede ingresar a la página, incluso con un seudónimo, sin dar ningún dato que lo identifique y esto se vulnera al colocar un cuestionario (ilegal) que condiciona el acceso a la información pública municipal.
8.- No se atiende la petición de apoyo a población abierta en materia de tener tres o cuatro velatorios municipales de bajo costo, que ofrezcan servicios a las personas de escasos recursos. Los velatorios podrán estar distribuidos en los cuatro puntos cardinales del municipio.
9.- Urge una red de librerías municipales por toda la ciudad, así también un par de comedores populares (al sur y norte del municipio donde viven los ciudadanos más desprotegidos).
10.- Que los regidores hagan la defensa para rescatar el campo “Cerritos”, en favor de la población.
Los regidores deben apoyar estas 10 iniciativas en sus sesiones de cabildo, decirle NO al presidente que quiere imponer su voluntad, sobre el interés de los ciudadanos. Motivar al cumplimiento de las exigencias vecinales y, evitar las imposiciones gubernamentales.
Antes de construir un estadio de 200 millones, que a nuestro juicio será una concentración de recursos públicos en pocas manos (contratistas, vendedores de cemento y varilla) y su impacto en el desarrollo comunitario será mínimo. El deporte planteado así, será mercantilización en beneficio de los inversionistas (capitalistas), pero NO de los vecinos del municipio.
Señores regidores, los vecinos y colonos de Orizaba los invitamos a reflexionar en ello antes de votar a favor del proyecto. Ustedes NO se mandan solos, están sujetos a la voluntad (soberanía) del pueblo de Orizaba. Si los vecinos dicen NO a la construcción del estadio, esta decisión debe respetarse, son las reglas de la democracia participativa. Los invitamos a NO ser cómplices de los negocios que se hacen al amparo del poder municipal. El presidente de México ha llamado a cerrar filas contra la corrupción y las imposiciones. En Orizaba tenemos que luchar contra esta imposición. Es momento de demostrarlo con organización y movilizaciones públicas. Iniciemos la campaña… “SÍ a la ecología, NO al estadio”.
Consideremos que el municipio de Orizaba es el más pequeño en territorio en el estado de Veracruz, apenas 27 kilómetros. Los pocos espacios (megacampos, Rincón Chico, Cocolapan, terrenos al sur de la ciudad) que quedan, los necesitamos para la ecología urbana, es decir reforestarlos, oxigenar la ciudad. Es momento de demostrar que SÍ nos importa la ecología municipal, actuemos en concreto, defendamos la naturaleza de la ciudad. No caigamos en el juego de presumir no usar popotes y bolsas plásticas y… ¡no defendamos los campos del municipio!, que son de todos nosotros. Pensar así, es una forma de estar contra la violencia y por la vida.
Hemos conversado con estudiantes y profesores de algunas universidades locales y ellos consideran justos y equilibrados estos planteamientos. Vecinos de algunos patios de vecindad y colonias populares sostienen que hay razón en los 10 puntos solicitados. Hay que aprender a “mandar obedeciendo” (poder obediencial), el poder de la democracia participativa. No hay razón para caprichos gubernamentales ni autoritarios. El poder debe usarse para “servir a la gente” y en Orizaba, esto NO se está haciendo. Vamos a insistir en ello. Hay que abrir los debates al respecto, que los vecinos participen, razonen y digan su punto de vista. Los medios de información deben jugar papel relevante. Lo mismo las universidades, empezando por la UV. Las iglesias vía grupos de pastoral comunitaria, evangélicos, protestantes, ateos, todos a actuar en barrios y colonias en este sentido. La ciudad NO es de un solo hombre ni de un grupo de privilegiados en el cabildo y la ciudad. Lo es de todos, es decir de ustedes y nosotros.
Hagamos valer la democracia participativa y distributiva de la riqueza en el municipio. Hacer obras sencillas, en muchas colonias de la ciudad, es mejor que una megaobra (estadio) que concentre recursos en un solo lugar, para beneficio de una elite en el poder local. El gobierno municipal está obligado a promover el desarrollo para toda la población y no sólo para los hoteleros y restauranteros. Orizaba tiene problemas graves en materia de seguridad y protección ciudadana y no se observa estrategia clara de combate a la misma. Urge policía de “proximidad vecinal”.
Orizabeños, digamos ¡ya basta! a la manipulación “folclorista” que se hace del municipio, son sólo distractores para desviar nuestra atención de los temas del presupuesto millonario que administra el Ayuntamiento. Que se bajen los sueldos de 50 mil pesos los siete integrantes del cabildo. Urge sean consecuentes con los que ganamos, apenas, un salario mínimo. ¡La ciudad no debe seguir siendo manipulada!…
¿Cuál es su opinión sobre estos temas, atentos lectores de Diario El Mundo?

*Politólogo (UNAM. BUAP).
Catedrático. Investigador
Universitario.
[email protected] mail.com

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz