¡Ecología sí, estadio de futbol no!

Última parte

En Orizaba se hacen obras con dinero público y luego, esas obras, se convierten en negocios privados. Así pasó con el exasilo Mier y Pesado, que costó a los ciudadanos 100 millones de pesos, hoy convertido en plaza mercantil, orientada a rentar los espacios comerciales y salones de actos al mejor postor.
¿Hay menos pobres y desempleados en Orizaba con la compra y rehabilitación de ese edificio?. Desde luego que no. Lo que hay son nuevos ricos comerciantes, favorecidos por el poder municipal. Aun con todo en contra, insistimos, que los cinco regidores, síndico y presidente, tienen la obligación “ética y política” de detener esa barbarie. No les dé vergüenza decir, “nos equivocamos”.
De igual manera el estadio que se pretende construir NO disminuirá la pobreza y desempleo que vive el municipio. Eso es mentira como argumento, con lo cual se intenta justificar la construcción, que nadie, en su sano juicio, solicitó al gobierno municipal.
El estadio sólo hará más ricos a los ricos, habiendo utilizado las “ilusiones” de los pobres.
Se debe votar en cabildo en contra de construir el estadio. Una votación pública en cabildo mostrará, una vez más, de qué lado está el gobierno de la ciudad. Del lado de los derechos ciudadanos, que exigen se defienda la ecología municipal o, del lado del autoritarismo que impone proyectos en favor de un grupo político comercial. Tenemos una población que apenas gana el salario mínimo para sobrevivir. Los vecinos viven con menos de 5 mil pesos al mes y, los empleados de las tiendas del centro de Orizaba, ganan 750 pesos a la semana. En tanto esto sucede, el gobierno municipal intenta gastar en el año 2020, 200 millones de pesos en una obra NO necesaria para el bienestar ciudadano. Lo que bien puede hacerse en beneficio ciudadano, es aprovechar lo que permite la Ley Municipal de Veracruz (Capítulo III; artículos del 82 al 87), respecto a creación de pequeñas empresas de participación municipal. Eso sí aliviaría el desempleo que padecen los vecinos.
Si se impone el estadio, seguramente después, el ayuntamiento lo concesionará a un patronato o asociación privada, para que se quede, con las ganancias. ¡Qué bonito modelo de gobierno en Orizaba! Financiamos la obra y después, otros serán los que se queden con las ganancias. ¡Sí que la saben hacer!. Por ambas partes nos estarán lucrando.
Por ello afirmamos: ¡Sí a la ecología en Orizaba, no al estadio de futbol! ¡Sí a la conservación de la naturaleza, no a la mercantilización de la ciudad! No importa que una comisión de diputados locales, haya autorizado al gobernador donar las cinco hectáreas complementarias para el proyecto del ecocidio. No importa ello, en tanto haya en el pueblo de Orizaba, la oposición a que se destruya el empastado de los megacampos, para un proyecto privatizador del espacio.
Escribamos cartas al gobernador de Veracruz, solicitándole NO entregue los campos (aunque estén autorizados y condicionados, ilegalmente, para un estadio por los diputados, seguramente a petición de parte), en tanto no se tenga el visto bueno de la ciudadanía de Orizaba.
Una comisión de diez diputados NO puede condicionar la entrega de los campos, “sólo para estadio de futbol”, eso es ilegal, atenta contra la autonomía municipal (115 Constitucional) y la soberanía (derecho a decidir a favor o en contra de algo o alguien), misma que se deposita en el pueblo (artículo 39 Constitucional). Es hora de movilizarnos vecinos. Hagamos una jornada pública de oposición al deterioro de la naturaleza en la ciudad. ¡Ya basta que un grupo de negociantes privados, destruyan el patrimonio de los orizabeños!
Los invitamos, a formar una “Comisión de Defensa de la Naturaleza y el Patrimonio del Municipio” y, NO permitir se construya un elefante blanco, que seguramente será concesionado a particulares. El ayuntamiento actual, nada hizo para impedir se privatizaran los campos de “Cerritos”. Nada hicieron. “Cerritos” era un espacio comunitario con un siglo de existencia, y no fue interés del ayuntamiento, defender su uso público, comprándolo en 10 millones de pesos, alegando no tener dinero para ello. Semanas después, anuncian una inversión multimillonaria para pretender construir, en 2020, un estadio de futbol. ¡Vaya contradicciones en contra de los ciudadanos!
Por todo ello, invitamos a los vecinos, colonos, colectivos en lucha, universidades, medios de comunicación, partidos políticos, iglesias, regidores de oposición, a que dirijamos cartas al gobernador de Veracruz, explicando los motivos, por los cuales NO debe entregar los terrenos, a un proyecto condicionado, solamente para “construir un estadio de futbol”.
Ninguna “diputación permanente” (integrada por 10 legisladores), estando en receso la mayoría de ellos, (es decir, faltando 40), puede imponer nada contra la voluntad de los orizabeños. En esas cartas debemos impedir el ecocidio de uno de los últimos terrenos fértiles de la ciudad. Quede claro que NO estamos en contra de la donación de las cinco hectáreas. Qué bueno que las entreguen, ya que están en nuestro territorio. Contra lo que estamos, es que se otorgue una donación “condicionada” (pensamos, a petición del ayuntamiento), para construir “a la fuerza”, un estadio, indicándose, que de no construirse (el estadio), entonces se tendrán que devolver los terrenos donados.
Es claro el plan con maña. Ninguna comisión de diputados en Veracruz u otra parte de México, puede “condicionar” algo cómo lo que se intenta hacer para Orizaba. Vecinos, es necesario enviar cartas de protesta de este atropello, al Presidente de México, a la Semarnat, al Instituto de Ecología de la UV en Xalapa, a la Sedema, para que apoyen esta justa demanda en favor de la naturaleza y la vida. Hay que movilizarnos de forma organizada y pacífica.
Incluso, es posible interponer un amparo contra actos arbitrarios de la autoridad municipal, en el momento que inicie la obra. Es necesario difundir en los medios, un atropello más a la ciudad. Hay que conversar con los diputados federal y local en el distrito. Es una manera de atender, sin violencia, este asunto de interés general. Los invitamos a apoyar esta iniciativa para salvar los megacampos de Orizaba, para que no pase lo de los “Cerritos”.
Desde las páginas de Diario El Mundo le decimos a la autoridad municipal, que estamos dispuestos a debatir con ellos, de forma pública, en un parque de la ciudad, para que todos podamos asistir y escuchar las argumentaciones en torno al tema. Estamos abiertos al diálogo, siempre que sea público, respetuoso y objetivo… ciudadanos, ustedes tienen la palabra.

*Politólogo (UNAM.BUAP). Catedrático. Investigador Universitario.
[email protected]

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz