Empieza a fluir

Tere Gómez
Última Parte

Vivir apasionado diariamente te lleva a la Perseverancia. Es normal que cuando deseamos algo se nos presenten retos (no problemas) en el camino. Estos retos nos ayudan a prepararnos para recibir lo que deseamos. Si no existieran estos retos y todo se diera sin ningún esfuerzo (no sufrimiento) no habría manera de prepararnos y cuando nos llegue lo que deseamos lo perderíamos ya que no estaríamos preparados ni listos para recibirlo.
Como seres humanos tenemos el poder y la capacidad de salir victoriosos de cualquier prueba o reto. La gran diferencia entre sufrimiento y esfuerzo es tu actitud con la que tomas las cosas y esta actitud viene de tu pasión por lo que quieres, si no hay pasión es muy fácil que sufras. Tu decides si sufres o te diviertes. Tu decides si te rindes a la primera o si perseveras y te preparas para recibir lo que deseas.
De nada sirve la perseverancia sin la Paciencia. La perseverancia es un arte que se basa en la fe. Si no crees ciegamente (a pesar de tus circunstancias y realidad momentánea) en que te mereces lo que deseas y en que lo puedes tener será muy fácil que te des por vencido. La paciencia no es saber esperar, la paciencia es la habilidad de sentirte bien mientras esperas, es decir, es aprender a disfrutar cada momento del camino mientras llega lo que deseas. De nada sirve perseverar o tratar de lograr las cosas con sufrimiento, ya que en el momento en que empiezas a sufrir, quejarte y lamentarte (perder la paciencia) estas poniendo energía negativa en el Universo y alejando lo que deseas de ti.
Este año viene cargado de bendiciones y grandes sorpresas para ti, de ti depende si sigues creyendo que el sufrimiento y el sacrificio te van a ayudar a tener la vida que deseas o si empiezas a soñar en grande y enamorarte de lo que quieres. Vivir apasionado de lo que quieres es la clave para que tu vida sea como tu quieres que sea.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz