¿Adiós a Tiburones?

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

De confirmarse lo que ya asegura la Asociación Mexicana de Futbolistas, o sea que el equipo de los Tiburones Negros del Veracruz, brillará por su ausencia hoy viernes dentro de su partido oficial de Liga en el Torneo de Apertura 2019, a establecer de manera definitiva su adiós del balompié rentado mexicano, llegando ya a todo los jugadores hambreados porteños, por la causa de los sueldos no cobrados la decisión de parar, salarios que no cobran casi desde que desapareció la edad del hielo en nuestro planeta.
No dando la cara ningún directivo jarocho, en clara actitud de franca cobardía, y de no afrontar lo que ellos mismos forjaron, pues los jugadores están totalmente abandonados, y ni siquiera la glándula del orgullo de dejar todo en la cancha sin cobrar un centavo, ya los anima.
Suponiendo la no comparecencia del equipo del Veracruz recibiendo al campeón Tigres, eso forjaría no un hasta luego dentro del balompié rentado azteca, sino una franca y amarga despedida, que por su historia, el equipo de los Tiburones no se merece acabar de tal modo.
Ya habiendo existido un paro de labores cuando eran otro tiempos, de pura bonanza y felicidad, enviándolos aquel empresario taurino Rafael Herrerías al paro de aquel cotejo en donde tenían que recibir a los Jaguares de Chiapas, y por motivo de quítame estas pajas. no se presento aquel Tiburón Rojo que impresionaba gratamente por los nombres de sus jugadores, que todo lo contraria al equipo actual, comían con manteca hasta cuatro veces al día.
Luego llegaría el justo castigo a la orden girada por Herrerías. siendo eliminados en la primera ronda de la Liguillla por los Pumas de la Universidad, que habían pasado de riguroso panzazo, en el octavo puesto de la clasificación general.
En espera de un real milagro que motive al equipo actual del Veracruz a cumplir su cometido con esa afición que los estimula y los aprieta de verdad, todos los ojos del propio balompié profesional mexicano estarán fijos en lo que finalmente suceda hoy viernes a eso de las nueve de la noche, en la cancha del legendario Estadio Luis Pirata de la Fuente y Hoyos.
Algo nos anima a pensar, y siquiera suponer que finalmente el orgullo de ser futbolistas profesionales lo debidamente, apaleados por su propia directiva, haría que los casi muertos de hambre jugadores escualos finalmente se presenten.
Pero todo tiene un limite, principalmente hasta la paciencia.
Y es que la no comparecencia del Veracruz recibiendo a Tigres, no se solucionaría con una multa ridícula, como le ocurrió a Herrerias en aquel partido ante Jaguares, sino con un adiós definitivo y mortal.
Repetimos la historia que se volvió leyenda de los Tiburones Rojos no merece esa clase de finiquito.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz