Salida de Romero Deschamps se coordinó por mensajes

Foto Reforma

Redacción

Por medio de llamadas telefónicas, mensajes de WhatsApp y reuniones privadas, Olga Sánchez Cordero, titular de la secretaria de Gobernación, operó la salida del hoy ex líder del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps.

La funcionaria federal destacó que no hay riesgo de fuga y que las denuncias contra el priista no fueron los motivos de presión para que dejara su cargo.

Romero Deschamps puso “resistencia” e incluso utilizó a sus abogados para evitar su salida del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), detallaron funcionarios del Gobierno federal a diario Milenio.

Desde el inicio del sexenio, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, confió a Olga Sánchez Cordero, secretaria de Segob, el relevo en la dirigencia del gremio petrolero e incluso hace 10 meses durante su conferencia matutina, el mandatario reveló que Sánchez Cordero “es quien se encarga de la negociación con el sindicato petrolero”.

Por su parte, Sánchez Cordero dejó claro que ella es el único conducto entre organizaciones sindicales y poderes públicos en materia política.

Las autoridades federales dijeron que siempre hubo comunicación con las organizaciones sindicales, haciendo énfasis en la nueva ley laboral, la necesidad de elecciones secretas y democráticas, así como la autodeterminación de los gremios en una nueva forma de concebir los derechos de los trabajadores, según publica Milenio.

“En los últimos días Sánchez Cordero intensificó la comunicación telefónica y a través de mensajes de WhatsApp con Romero Deschamps y con su abogado, las cuales concluyeron este miércoles con la renuncia, con carácter irrevocable”, del ex líder petrolero, señalaron los funcionarios consultados al diario capitalino.