Hablemos Córdoba: Tu vocación deportiva

Hands writing on old typewriter over wooden table background

José Miguel Cobián Elías

A lo largo de reuniones y reflexiones con distintos personajes cordobeses con los que he tenido el honor de compartir la mesa y una buena taza de café, he llegado a comprender que uno de los graves problemas que sufre el municipio es la falta de definición en cuanto a las vocaciones que posee, tanto las que ya se están utilizando como las que pudieran generarse y sin embargo a la fecha no ha habido la posibilidad de convertirlas en realidad.
Desde que quien esto escribe participaba en el peor equipo de futbol de la liga municipal pero el más conocido gracias a las letras en prosa que parecían verso del gran cronista que es Tomás Setién, me dí cuenta de que Córdoba tenía en aquéllos entonces una gran vocación por los deportes.
Haber participado también en la liga de veteranos en un equipo de Basket Ball me hizo ver que no sólo había pasión por un deporte. Y qué decir de los tiempos en que el estadio Beisborama 72 nos hacía vibrar a todos con la gran entrega del público a sus cafeteros de Córdoba y con las maravillosas crónicas radiales de José Domingo Setién.
Conocí a grandes jugadores de Squash, tanto en el primero que hubo en Córdoba en un local promovido por la familia Acevedo como en el club Azucareros, o en lo que hoy es el Kinder Baby Center, y también en el Club Deportivo del Casino Español.
Si analizamos los logros deportivos, tenemos jóvenes con mucho talento que han participado con honores en Tenis, Futbol, Baloncesto, Voleibol, Tae Kwon Do, Aikido, Ciclismo, Atletismo, Gimnasia Rítmica, Gimnasia Olímpica, y últimamente, hasta en concursos nacionales de Pole Dance, entre tantas otras disciplinas deportivas que se practican en la región. Sin dejar de lado el senderismo, las carreras a campo traviesa, los medios maratones, los ultramaratones, etc.
Por lo tanto, no hace falta pensar mucho para comprender que Córdoba es un semillero de deportistas, con talento a nivel nacional e internacional. No olvidemos que visorias han llevado a peloteros de la región a grandes ligas.
¿Entonces qué falta? Orizaba generalmente nos gana en frontón, y en basket ball casi como consigna histórica. La respuesta es muy sencilla, el deporte se encuentra organizado, pero no optimizado.
Tenemos en la región, entrenadores que podrían estar en cualquier competencia internacional. Tenemos deportistas paralímpicos ganadores de medallas en juegos internacionales, como los panamericanos, pero en todos los casos, el mérito es personal. No ha habido un esfuerzo claro combinado entre sociedad y gobierno para aprovechar el talento de los jóvenes de la región, y proyectarlos a dónde sólo unos pocos, con suerte y mucho esfuerzo han llegado.
La lógica por lo tanto indica que podemos (y debemos) tener deportistas de alto rendimiento. Generar una sinergía entre autoridades y sociedad para lograr apoyar y promover el desarrollo del deporte, tanto como fuente de vida sana que aleja de los vicios, como también para que aquéllos con las características físicas y mentales genéticas, puedan llegar a las alturas. Hoy, lamentablemente las condiciones generan solo frustración y la pérdida de talentos que traerían orgullo a sus familias y un sentido de identidad a los cordobeses.
La solución aunque pareciera complicada es sencilla. Apoyar con materiales y equipo a las escuelas deportivas. Crear un centro de alto rendimiento. Construir una clínica especializada en deporte. Apoyar visorias, atender el talento local, comenzando por aquéllos con contactos con scouts. Continuar con la capacitación de los entrenadores, que tenemos muchos y muy buenos. Estimular la participación de escuelas en las distintas disciplinas deportivas, mediante campeonatos y concursos a lo largo de todo el año, para que además de lograr la unión de las familias de los educandos, existan estímulos para las actividades deportivas posibles en cada centro escolar.
Entre otras opciones, está la de construir canchas deportivas por densidad de población en los terrenos disponibles, ya sea para futbol 7, o 5 si es muy pequeño el espacio, canchas de basketball, de voleibol. Realizar competencias en la zona serrana del municipio, tanto caminata, carrera, ciclismo de montaña, etc. Lo cual permitiría no sólo desarrollar esos deportes, sino también promover nuestra zona rural, y llevar algo de recursos gracias a las visitas periódicas de los deportistas.
Estoy convencido de que aunque muchos participantes disfrutan correr por el centro de la ciudad, es conveniente desarrollar otras rutas, para poder realizar competencias con mayor asiduidad, además de llevar el ciclismo, y el resto de las disciplinas al corazón de las colonias e incluso de la zona rural.
Hacer de Córdoba una enorme ciudad deportiva que permita la promoción y atracción de visitantes, tanto competidores como acompañantes y turistas, es una manera relativamente sencilla de aprovechar lo que ya es en sí, una vocación de la ciudad, y sobre todo, reconocer los logros de los cordobeses. Los niños de la región pueden tener ejemplos reales de superación y talento, nuevos ídolos, no sólo internacionales, sino también locales. Éstos son los más importantes, porque le muestran a quien tenga vocación, carácter y entrega, que todo es posible si uno dedica tiempo y esfuerzo suficientes.
En unos días se llevará a cabo una proeza. Un deportista paralímpico, Omar Osorio, Cordobés para mayor orgullo, romperá un récord mundial de nado en piscina. Recorrerá en 32 horas nadando, la misma distancia que un maratonista corriendo.
Córdoba tiene héroes a los que hay que lucir y quienes serán el ejemplo de las próximas generaciones. Tan sólo hace falta apoyo, esfuerzo de autoridades y sociedad, para aprovechar el talento, y para estimular un cambio positivo en la sociedad.

www.josecobian.blogspot.mx [email protected] @jmcmex

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz