Daño por contaminación con plaguicidas avanza lento en el humano

Foto: AVC Noticias.

AVC Noticias

Xalapa.- Son más de mil los plaguicidas que se venden en México que contaminan el medio ambiente y llegan a nuestra mesa, causando graves problemas de salud en el consumidor, alertó el investigador de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Veracruzana (UV), Noel Reyes Pérez.

“Muchas veces lo que no se ve es el efecto a largo plazo de los plaguicidas, hoy tenemos un incremento tremendo de enfermedades después de cinco o diez años, que el productor no liga a los plaguicidas”.

En entrevista con AVC, agregó que a esto hay que añadir que muchos de los productos en venta en el mercado permanecen meses u años en los cultivos, “estamos hablando de una contaminación que nos está llegando a nuestra mesa”.

Puso como ejemplo lo que se conoce como “bioacumulación”, es decir, quienes estamos más arriba en la cadena alimenticia, acumulan las sustancias nocivas que ya traían los que están más abajo.

“Cuando se aplica un plaguicida a un insecto, ese insecto se lo come otro animalito y otro y otro, y cuando llega al de arriba se acumuló una dosis grande, a lo mejor una dosis para un insecto es mínima, pero en el ganado, como las vacas, que después nos vamos a comer, se va acumulando”.

Algunos plaguicidas son solubles en las grasas del ganado, por lo que estas sustancias llegan al ser humano en la carne o a través de la leche, “estamos hablando de una contaminación a escala, lenta pero va avanzando, nosotros llevamos años consumiendo un mismo producto y lo vamos acumulando poco a poco, y en diez o 20 años aparecen síntomas de los plaguicidas”.

Reyes Pérez exhorta a la población a tomar conciencia de este problema, pues es necesario entender que si se quiere un producto libro de plaguicidas, se tiene que pagar un poco más pues cuesta más producirlo.

A nivel mundial se habla de más de 90 mil toneladas de agroquímicos anuales que se riegan en los campos, incluidos fertilizantes y plaguicidas, y los más usados son los herbicidas, y en México son miles de toneladas las que se utilizan por los productores para reducir pérdidas en los cultivos.

“Si más no recuerdo en México tenemos más de mil ingredientes activos diferentes, en presentaciones diferentes, es decir, si alguno tiene un problema, le cambian la marca, le ponen diferente concentración, o agregan otro coadyuvante y lo vuelven a vender, es un ciclo constante”.

Por último comentó que tampoco se trata de eliminar de golpe todos los plaguicidas en el mercado pues si se hiciera eso, la producción nacional caería en más de 40 por ciento.

“Gran parte de la producción depende de los plaguicidas, el cambio tiene que ser paulatino, poco a poco, a ir bajando el uso de plaguicidas, no los podemos quitar de golpe”.