Juguete de transición

Juguete de transición

Cuantos de nosotros no recordamos nuestra ropa, juguete o mantinita favorita de la infancia aquella de la que no nos despegábamos y traíamos a todos lados, nos enojábamos y la alejábamos sin embargo después volvíamos a tomarla o tomarlo para que nos siguiera acompañando, pues nuestros hijos también tienen algún objeto favorito y a este se le conoce como juguete de transición.
¿Para que funciona? Un juguete de transición es aquel objeto al que nosotros al no reconocer las emociones totalmente lo ocupamos para poder vaciar o reflejar en el aquellas frustraciones o emociones que nosotros no podamos identificar bien, por ejemplo cuando regañan a su juguete, o lo castigan es porque se sienten frustrados ante actitudes se sus padres y al no poder sacar esa emoción la verán reflejada en el objeto, un objeto de transición les dará seguridad en su autonomía derivado a que se sienten responsables de dicho objeto.
Es importante saber que se le tiene que permitir al niño convivir con este objeto ya que lo ocupara en momentos que necesite seguridad, ya que si es una ropa que ocupe seguido la querrá llevar a los lugares que le den cierta inseguridad y esto le permitirá convivir o desarrollarse socialmente, estos objetos no deben de lavarse al menos que el niño o la niña estén de acuerdo puesto que la suciedad representa el uso y así es como ellos reflejan las experiencias que han tenido con ellos, cuando los quieran lavar es porque están listos para nuevas experiencias y sentimientos.
Este objeto de transición es la representación de sus próximas relaciones interpersonales en las cuales está aprendiendo a relacionarse y no sentir un posible rechazo, es por ello que debemos de aceptar la idea de que tiene un pensamiento propio como por ejemplo yo no lo hice lo hizo él o ella, puesto que él está experimentando frustración y la está sacando a través del reflejo de dicho objeto, decir frases como “estas mintiendo” o no “inventes cosas” lo hará sentir más confundido puesto que el apenas esta tratando de comprender el mundo emocional, entonces lo que tenemos que hacer si es una acción muy negativa es castigar al objeto diciéndole que él o ella se tendrá que hacer cargo de limpiar puesto que el cuida y tiene que educar a su juguete.
Ocupemos estos objetos para acercarnos a nuestros hijos, preguntándole como se siente su muñeco y podremos descubrir pensamientos y sentimientos en nuestros hijos que no conocíamos.
Psic. Carlos López Méndez. Colectivo Efecto Mariposa. 2da de Daniel González 509 colonia centro. Teléfono 2381174305.

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz