Arranca el Cervantino

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

En el Auditorio Metropolitano se inauguró la 47 Edición del Festival Cervantino, que por segundo año tiene como sede alterna a Orizaba, con la presentación de Carmina Burana y Don Juan, a cargo del ballet nacional de Hungría, Ballet Szeged.
Doce bailarines en escena dieron vida a dos impactantes historias: Carmina Burana con la participación de Claudia Elvetico y Vincze Lotár. La otra historia, la de Don Juan, con la participación de Hegedüs Tamás, Csetényi Vencel, Wéninger Dalma,Szigyártó Szandra, Czár Gergely, Takács Zsófia y Vincze Lotár.
El Ballet Szeged, ganador de éxitos nacionales, con reconocimiento de la audiencia y los profesionales extranjeros en diversas ocasiones, ofreció una excelente presentación Orizaba.
Los bailarines iniciaron con la representación de Don Juan, un personaje que enamora a las mujeres. Es extremista, sentimental e implacable, es amable, cruel engreído y narcisista.
La obra cuestiona su significado social al preguntarse si este personaje atrae a las mujeres tan fatalmente o es la imagen del deseo existente en las mujeres, lo que desencadena el renacimiento del personaje de Don Juan en los hombres.
La otra obra, Carmina Burana, plantea la vida ritual de un asentamiento bárbaro humanoide que trata de ganarse la vida en las ruinas de una civilización y luchando por sobrevivir, con sus miedos y tratando de vivir todo lo que el destino les trae.
El Ballet Szeged encantó a los orizabeños, que disfrutaron de cada pieza musical.
Cada una de las obras, interpretadas magistralmente por expertos bailarines internacionales, muestran historias clásicas, pero con nuevos matices que aun en estos tiempos, dejan un especial mensaje, con lo cual Orizaba abre sus puertas de nueva cuenta al Festival Cervantino.
Al evento, acudió el alcalde Igor Rojí López, con su esposa, la presidenta del DIF Marianna Díaz Abascal, así como funcionarios estatales.