Veracruz dejo de ser inocente

Tomás Setién Fernández
El Mundo de Córdoba

Por largo tiempo en lo que se refiere al Torneo de Apertura 2019, el equipo del Veracruz alcanzó por fin un récord digno de hablarse y de comentarse, sin llevar lentes obscuros o mascara de luchador rudo, el de sostenerse en el primer sitio del Fair Play al no tener ningún jugador expulsado, en un torneo de rayos y centellas para el propio equipo jarocho.
Rompiendo su juego perfecto de buenas maneras en el terreno de la acción, por la expulsión de Emmanuel Iñiguez en el partido sostenido en la cancha del Nou Camp, en donde el León terminó empatándoles un cotejo en que los jarochos merecían ganar, e inclusive por mas de un tanto de diferencia,
Mucho que aplaudirle al Veracruz su dogma y moral sobre la cancha, teniendo todo en contra, arrastrando la peor racha de no triunfo en su historia, para nada sacaron el hacha o el machete en un colmo de desesperación, que podría entenderse de una y mil maneras.
Dejando ya el primer sitio del Juego Limpio los Tiburones aún negros del Veracruz tocando el récord maldito, y apareciendo como el escuadrón más disciplinado del torneo.