UV, en grandes ligas

ESCALERAS: ¡Aleluya, aleluya! Un boletín de la oficina de prensa de la Universidad Veracruzana, U.V., anuncia el advenimiento de un nuevo día. Un día maravilloso. Es el día cuando la U.V. fue declarada en séptimo lugar nacional del ranking educativo. ¡Ah!, en cuarto lugar si se consideran únicamente a las universidades de los 32 estados del país. Y el tercero, sorpresas de la vida, si se parte de las universidades públicas estatales.
Si el ciudadano común y sencillo dudaba de los milagros, el milagro está aquí.
Y más por lo siguiente: el dictamen fue de una organización internacional. Y más indicativo, la U.V. fue evaluada entre 546 instituciones de educación superior del país.
¡Eureka! ¡La rectora, en las nubes! ¡En las nubes, también, el líder sindical del Fesapauv, Enrique Levet Gorozpe, cuya biografía académica arrastrando el lápiz en el salón de clases frente a grupo ha servido de modelo inspirativo para alcanzar el paraíso terrenal! ¡Vida eterna para ambos! ¡Levet Gorozpe podrá reelegirse otros diez o veinte años más! La rectora, ni modo, la ley Orgánica de la U.V. sólo permite una reelección, y ya se le está venciendo.

PASAMANOS: De las 546 universidades de la república amorosa, la U.V. en el lugar número siete.
Caray, si la U.V. mereció altísima, insólita y sorpresiva y sorprendente calificación, habríamos, entonces, de preguntarnos las condiciones de excelencia académica de las otras casas de educación superior del país, y de Veracruz, pues una revisadita en cualquier facultad de la U.V. deja mucho que desear.
Un solo dato: el altísimo desempleo en los egresados. Otro dato, los salarios de hambre alcanzados por la mayoría. Otro dato, los egresados subempleados y desempleados. Otro dato, los egresados trabajando en chambitas totalmente ajenas a sus estudios.
Pero, bueno, en la sala de la casa cuelga como trofeo superior el diploma de la U.V.

CORREDORES: Y, bueno, cuando la vida da, da. Por ejemplo:
En el boletín estelar recuerdan que en el año 2014, América Economía colocó a la U.V. en el cuarto lugar nacional del ranking por tantos profesores con doctorados y estudios superiores, y sólo les faltó recibir el premio Quetzalcóatl y Huitzilopochtli.
En el 2015, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España exaltó a 34 científicos de la U.V. Y ese mismo año, Unirank la colocó en la novena posición nacional.
Y en el año 2016, la U.V. ya estaba en el lugar número 12, en tanto la Reader´s Digest México la ubicó en la sexta posición nacional.
La U.V., una lumbrera con la doctora Sara Ladrón.

CORREDORES: En fin, la U.V. en las grandes ligas ¡Qué felicidad! Y aun cuando los envidiosos evidencien los resultados anteriores tanto por la calidad de los profesores como de los egresados, cada político y cada grupo académico, como en el caso, suele crear “su mundo color de rosa”. Y luego, con tanta fama “acostarse a dormir”.
La U.V., reconocida por organismos internacionales con sede en Bruselas, Bélgica, Varsovia, Polonia y Australia. ¡Que felicidad!

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz