Apuntan ‘detalles’ en el simulacro

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

Dos minutos con 40 segundos fue el tiempo en que más de 400 empleados municipales y ciudadanos tardaron en desalojar el palacio municipal en el mega simulacro realizado ayer para conmemorar el Día Nacional de Protección Civil y el aniversario de los sismos de 1985 y 2017, aunque se deben corregir anomalías como el que la puerta principal no fue abierta de inmediato.
A las 9:50 de la mañana se escuchó la sirena de Bomberos y 25 segundo después empezaron a salir los empleados de la planta baja y las mamás que estaban haciendo fila para las becas municipales.
Sin embargo, al escucharse la sirena tardaron 30 segundos para abrir la segunda puerta del acceso principal del palacio municipal, por lo que fue un punto a considerar, pues de acuerdo a Protección Civil es Seguridad Pública quien la mantiene tiene cerrada.
El teniente de Bomberos Marco Partida, señaló que a diferencia del año pasado está vez fue una evacuación total, pero aún así deben reducir el tempo para llegar a un lugar seguro pues él cronometró dos minutos con 40 segundos y es un tiempo relativamente algo.
“Cuando es un evento real lo van a hacer hasta en un minuto. Una de las dos hojas (puertas) estaba cerrada y es un ejercicio completo donde debe haber coordinación por parte de todos los brigadistas y lo ideal es que siempre estén abiertas las dos, se tiene que practicar para eliminar errores pero que son notorios y perjudican el tiempo de su evacuación”, comentó el teniente de Bomberos.
Otra de las observaciones que se hizo es que dentro del personal del Ayuntamiento existen 70 brigadistas, los cuales se deben encargar que todo el personal evacue en orden el inmueble y para eso deben sonar sus silbatos, aunque ayer ninguno lo realizó. “No activaron su silbato, pero deben estar al día porque los sismos no avisan, que la brigada interna practique para que cuando pase eso sepa qué hacer”, dijo Bomberos.
Por su parte, el coordinador de Protección Civil municipal José Sierra Silva, informó que de acuerdo a sus estimaciones, cronometraron un tiempo de dos minutos con 59 segundos, y aunque estaba programado a las 10:00 de la mañana, se adelantó 10 minutos para tomarlos “descuidados”.