Plantean liberar a reos presionados por narco

Foto: Agencia Reforma.

Agencia Reforma

CdMx.- La iniciativa de Ley de Amnistía del Presidente Andrés Manuel López Obrador prevé perdonar a los presos no reincidentes por narcotráfico si demuestran haber sido presionados por la delincuencia organizada o si actuaron por indicación de su cónyuge o algún pariente cercano, o si sufrieron pobreza y discriminación, o padecen discapacidad permanente.

La iniciativa que mandó a la Cámara de Diputados establece la amnistía por los delitos contra la salud por producción, transporte, tráfico, comercio o suministro aun gratuito siempre y cuando: “Quien los haya cometido se encuentre en situación de pobreza, o de extrema vulnerabilidad por su condición de exclusión y discriminación, por estar discapacitados de manera permanente, o cuando el delito se haya cometido por indicación de su cónyuge, concubino o concubina, pareja sentimental, pariente consanguíneo o por afinidad sin limitación de grado, o por temor fundado, así como quien haya sido obligado por grupos de la delincuencia organizada a cometer el delito”.

Además, prevé perdonar a quien haya cometido esos delitos pero pertenezca a cualquier grupo étnico y esté en alguna de las situaciones mencionadas.

También beneficia a los consumidores de drogas que hayan poseído narcóticos en cantidades superiores hasta en dos tantos a la dosis máxima de consumo personal e inmediato previstos en la Ley General de Salud, siempre que no haya sido con fines de distribución o venta.

La propuesta también contempla perdonar a los presos por delito de sedición o que hayan actuado por razones políticas, siempre que no se hubiera cometido terrorismo, no se haya asesinado o cometido lesiones graves a otra persona ni se hubieran empleado armas de fuego.

Asimismo, a mujeres que hayan interrumpido su embarazo y a médicos y parteros que hubieran participado, pero cuando el aborto se haya llevado a cabo sin violencia y con el consentimiento de la madre.

Otros presos que podrían ser liberados son las personas indígenas que en su proceso legal no hayan contado con intérpretes o defensores que tuvieran conocimiento de su lengua y cultura, los presos por robo simple y sin violencia condenados a menos de cuatro años, según la iniciativa enviada como preferente por López Obrador.

“No se concederá el beneficio de esta Ley a quienes hayan cometido delitos contra la vida, la integridad corporal, secuestro, o hayan utilizado en la comisión del delito armas de fuego. Tampoco se podrán beneficiar las personas indiciadas por los delitos a que se refiere el artículo 19 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (referido a la prisión preventiva) o que hayan cometido otros delitos graves del orden federal”, se especifica en la propuesta.

López Obrador detalla que la ley no beneficiará a grupos como las autodefensas.

“Reitero que no es intención, ni es propósito de la presente iniciativa de Ley de Amnistía, otorgar sus beneficios a quienes pretextando defender a la población han usurpado las facultades y funciones que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos tiene reservados, en exclusiva, a las instituciones de seguridad pública del Estado mexicano”, indica en la exposición de motivos.

El Presidente resalta que existe una relación inversa entre el acceso a la justicia y la condición económica de las personas, pues a menor nivel de ingreso hay mayor posibilidad de que sufran injusticia.

“Pobreza e injusticia son las dos caras de la marginación y el atraso que lastiman a millones de personas en México”, sostiene.

En la iniciativa que mandó dirigida a la Presidencia de la Cámara de Diputados, López Obrador recuerda que igual que él, en la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Miguel Hidalgo y Costilla liberó de la cárcel de Dolores a los presos y posteriormente lanzó el Grito de Independencia a fin de llamarlos a unirse al movimiento contra el Virreinato.

“Al evocar esa estampa de nuestra historia soy consciente del hecho de que el indulto y la amnistía son figuras jurídicas distintas que, sin embargo, comparten la idea de conceder la libertad y dar nuevas oportunidades de reinserción social a quienes han cometido conductas delictivas”, sostiene.