Para los paisanos: ni apoyo, ni plan

Foto Reforma

Agencia Reforma

CdMx.- Mientras que el Gobierno de México sí pone atención a los migrantes de otros países que son devueltos por Estados Unidos, su trato es muy diferente para los miles paisanos repatriados, a los que deja a la deriva por no tener un plan integral para apoyarlos.
Uno de ellos es Brandon González, quien nació en Apatzingán, Michoacán, pero vivió en Houston desde los ocho meses de edad.
A sus 21 años, lo acaban de deportar por Reynosa y no tiene nada, ni a nadie en México.
Como él, cientos de mexicanos que estaban en Estados Unidos no tienen ni familia ni arraigo en el País y están siendo devueltos en la frontera.
Tan sólo para el periodo enero-junio, la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación reporta que sumaron 107 mil los registros de repatriados, lo que equivale a 591 diarios.
Tamaulipas, uno de los Estados con mayores índices delictivos, es el que más recibió en ese lapso, con 37 mil 201, un promedio de 205 paisanos por día.
En un recorrido por Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, Grupo REFORMA constató cómo la mayoría de los paisanos repatriados enfrenta una nueva y repentina realidad sin saber qué hacer.
“Llevo mi sangre mexicana porque aquí nací, pero para mí (es) Estados Unidos. Tengo toda mi vida allá”, lamentó con acento pocho Jorge, originario de Culiacán, de donde sus papás se lo llevaron a Los Ángeles cuando tenía sólo 2 años.
Aunque Administraciones federales crearon los programas Repatriación Humana en el 2007 y Somos Mexicanos en el 2014, ambos fracasaron por la desarticulación, descoordinación y desorden por cuestiones burocráticas en los tres niveles de Gobierno, señala el estudio Políticas multinivel para el retorno y la (re) inserción de migrantes en México 2019.
Además, en este 2019, el Gobierno federal eliminó el Fondo de Apoyo a Migrantes, que ayudaba a mexicanos retornados con opciones de autoempleo.
“No existe un programa de apoyo a repatriados o retornados”, señaló Luis Eduardo Zavala, fundador de Casa Monarca, que apoya a migrantes y paisanos, e investigador que participó en el estudio de la CNDH y El Colegio de la Frontera Norte.
“No hay más que la pura atención de Cancillería hacia el exterior. Allá, pero (están) indefensos al regresar”.
En el recorrido se detectó que, tras ser devueltos por Estados Unidos, la ayuda de las autoridades a los paisanos se limita a canalizarlos a un albergue y posteriormente a que aborden algún autobús para abandonar la frontera.
Aunque se solicitó una entrevista sobre el tema con el titular de la Oficina de Representación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Nuevo León, Daniel Torres Cantú, no hubo respuesta, mientras que el área de Comunicación de la Ciudad de México sólo proporcionó una tarjeta informativa.
La estrategia “Somos Mexicanos” ahora se llama Repatriación, señala.
Gabriela Zamora, directora de proyectos de Casa Monarca y también investigadora del estudio de la CNDH y El Colegio de la Frontera Norte, coincidió en la falta de un programa.
“Mucha cuestión de la integración… que está estrechamente relacionada con las políticas públicas y sociales que tenga el Estado al que regresan, en el caso de Nuevo León era un calvario”, indicó.