Crisis compartida

La Maldición de Siboldi de no saber lo que es ganar un partido, estando en alguna de las bancas del Estadio Luis Pirata De La Fuente, en el bello y ahora mas mojado que nunca Puerto de Veracruz, o lo que es casi igual, una crisis compartida entre Tiburones, que como nunca estuvo de quebrar su racha de ahora ya 35 partidos consecutivos de no victoria, y ese Cruz Azul que luego de la crisis que esta viviendo sus directivos, que mas que pantalón largo deberían utilizar los pantalones cortos, y ademas saboreando una paleta de chocolate a la manera de los niños bobos que todavía pululan en nuestro planeta, uno termina entendiendo el horrible cero por cero que pinto el marcador final, de un choque esperado por medio mundo,
Plena decepción la de Siboldi, un tipo que el ruido de las olas de la mar del Golfo de México, y aparte la tormenta que cayo sobre el inmueble dedicado al Pirata, le provocan serios cortos circuitos en su mente, y diriga a quien diriga, nunca entrega siquiera por casualidad una victoria, por lo cual mucho tendrá que laborar para convencer con su trabajo a la cabeza mayor cementera Billy Alvarez, que nunca estuvo presente en la firma del contrato del técnico charrúa.
Y un esbozo de palomita a Enrique Lopez Zarza, que con todo y lentes obscuros, que no ha terminado de quitárselos, tras largo tiempos de no dirigir en el máximo circuito del fútbol mexicano rentado, no perdiendo ante Cruz Azul, la otrora maquina poderosa e invencible del balompié azteca rentado, ya es un hecho positivo.
Y es mas Veracruz estuvo cerca de ganar, sobre todo cuando Corona hizo la gran atajada, a un gran disparo sacado por Angel Reyna casi desde la pre historia del nuestro fútbol profesional.
Un leve respiro para un Tiburon, que por momentos asemejo a tener el pecho con el matiz rojo escarlata, conquistando apenas su segunda unidad en el Torneo de Apertura 2019, esperándose que el tónico traído por los insulsos cementeros desde la ciudad de Mexico, le haga brotar músculos y esperanzas a los porteños, que de manera necesaria todo el torneo estarán dentro de la sala de terapia intensiva.
Y para Cruz Azul mas piedras en el camino, y el primer gran señalamiento en contra de Robert Dante Siboldi, cuando su equipo contagiado por la malaria de sus directivos, no pudo vencer al peor escuadrón del torneo, y del propio mundo profesional del balompié profesional.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz