Viaja CNDH a Nuevo Laredo para indagar ejecución

La SSP-Tamaulipas suspendió a policías para indagar el presunto montaje. Foto: Reforma

Agencia Reforma

CdMx.-La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) envió a un grupo multidisciplinario a Nuevo Laredo, Tamaulipas, para atender el caso de policías acusados de ejecutar extrajudicialmente a ocho personas y realizar un montaje para hacerlo pasar como un enfrentamiento.

De acuerdo con el director del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Raymundo Ramos, desde este jueves, la CNDH atiende a los familiares de las víctimas, realiza entrevistas a testigos y revisa la camioneta y el domicilio donde fueron presuntamente asesinados el 5 de septiembre.

“Ahorita nos urge garantizar la seguridad de las familias, de los testigos y del personal de derechos humanos porque no tenemos ninguna medida de protección, a pesar de que la CNDH emitió cautelares”, aseveró Ramos en entrevista con REFORMA.

Además, el activista acusó a las autoridades estatales de fingir una investigación sobre lo que ocurrió.

“Las autoridades de Tamaulipas están fingiendo que están haciendo una investigación, están más ocupados en encubrir lo que hicieron los policías estatales”, dijo.

Aseveró que las armas que se utilizaron en el operativo, así como los uniformes y las carpetas de investigación, fueron llevados indebidamente a Ciudad Victoria.

“Nos preocupa que vaya a haber una alteración o una destrucción de material que pudiera ser relevante para la investigación”, expuso.

Ramos criticó que, hasta ahora, ningún funcionario del Gobierno de Tamaulipas, desde el el Gobernador, hasta el Secretario de Gobernación y el Fiscal, han dado la cara a los medios.

“Todo lo hacen a través de Twitter”, lamentó.

El pasado 11 de septiembre, el Comité denunció la ejecución arbitraria de ocho personas en un operativo de la Policía estatal que oficialmente fue reportado como un enfrentamiento con elementos de la delincuencia organizada.

El centro que dirige Ramos aseguró que las víctimas, una vez asesinadas, fueron vestidas con indumentaria tipo militar y vinculó al Ejército por brindar protección perimetral en la zona.

El 5 de septiembre, la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas informó mediante un comunicado que cinco hombres y tres mujeres fueron abatidos en la Colonia Valles de Anáhuac, de Nuevo Laredo, luego de un enfrentamiento.

En el lugar, según se dijo, aseguraron 15 armas largas, una corta y una camioneta con blindaje artesanal, y se filtraron imágenes con los cuerpos de los presuntos agresores con uniformes con las siglas CDN, del Cártel del Norte.

En el domicilio vivía Severiano Treviño Hernández, quien era repartidor para una empresa de regresos, junto con su hija de Kassandra y otra niña de dos años.

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo presentó el testimonio de Kassandra, la hija de Severiano, quien aseguró que su padre se durmió en shorts y la mañana del 5 de septiembre los policías lo obligaron a ponerse un uniforme tipo militar y un casco.