Causan retrasos muerte en niños

Lucy Rivas A.
El Mundo de Orizaba

De suspenderse o existir retrasos en el tratamiento de niños con cáncer se desarrolla mayor resistencia de los microorganismos, por lo que no se puede estar jugando con que un día si, un día no o cambiarlo por otro, aseguró Víctor Hugo Cabrera García, Médico Oncólogo Pediatra del Hospital Regional de Río Blanco (HRRB).
Aunó que la supervivencia en niños con cáncer es de cerca del 65 por ciento, cifra que no se ha podido incrementar, y es igual que la estadística nacional, y se ha logrado “gracias al apoyo de la Asociación (Aopac) hemos tenido el ajuste de medicamentos a tiempo y de acuerdo a los protocolos que damos a los niños, gracias a eso hemos alcanzado esa sobreviva en estos años”, afirmó.
Sin embargo, dijo que pese al desabasto de medicamentos, han salido a flote los niños y se ha mantenido esa sobrevida afortunadamente, toda vez que no sólo implica la quimioterapia, la vida de los menores depende mucho del uso de antibióticos, de medicamentos de urgencia, porque llegan niños con inmunosupresión y si no reciben antibiótico fallecen de una infección severa.

“Es Aopac
nuestro apoyo”
Aunó que como médicos se apoyan en Aopac con respecto a la quimioterapia, otorgan todo lo que se necesita para niños con leucemia, para niños con tumores sólidos que se están atendiendo en el Hospital, e incluso están aportando medicamentos como antibióticos, que son los más importantes.
“Hay días que tenemos completo las dosis, pero hay otros días que la tenemos incompleta y es cuando vamos corriendo con la Asociación a decir ‘necesito que me apoyes con este fármaco, para que no pierda la secuencia de la dosis el menor’, porque eso también implica retrasos en el tratamiento y mayor resistencia de los microorganismos”, explicó.
Refirió que tratan de tener lo más completo el tratamiento, aunó que la quimioterapia no exactamente se suple, por qué es un mecanismo de acción diferente y también el de antibióticos.
“No podemos estar jugando con que un día si, un día no, o cambiarlo por otro, porque trabajamos con los niños de manera escalonada, y en cuanto a la infección no podemos darle una bomba más grande al niño porque en una de esas hace resistencia y ya no vamos a tener armamento para tratarlo”, expresó.
“Todo lleva un proceso un protocolo que no se puede cambiar, por eso es muy difícil suplantarlo, hemos batallado mucho con eso, porque hay días que sí y días que no es intermitente”, dijo.

Se agudiza desabasto
Situación que se ha dado desde el mes de diciembre, pero el problema se agudizó en los últimos días, tanto por el desabasto de medicamentos por parte de la industria farmacéutica, como por el desabasto en el Hospital.
“Aunque éste nos llega completo, a un niño no le podemos garantizar uno o dos meses completos, porque de repente llegan más niños y necesitamos tomar lo que ahí tenemos, y hay que hacer un poco de milagro y estirar el gasto del medicamento para que cubra a todos y no se queden sin nada”, afirmó.
Dijo que tratan a niños semanalmente y debe recibir el tratamiento de manera continua. “No podemos atrasarnos más de dos o tres semanas, porque la misma enfermedad, aunque esté en remisión siempre hay una célula o dos que pueden hacer resistencia y va a llegar un momento en que si no estamos dando de forma constante el tratamiento, recae el niño”.
Por lo que sería nacesaria mayor toxicidad en la quimioterapia e incluso tendrían que recurrir a otros procedimientos, como un trasplante, que ahora no se ha necesitado, y tendrían que llevarlos hasta estás instancias.