Fotogalería: Una velada entre gaitas

Juan Lavín, paulina Muguira de Lavín, Julia Lavín, Adriana Medina y Javier Limón

Adoración Castelán
El Mundo de Córdoba

Uno de los eventos más esperados cada año para un grupo importante de la sociedad cordobesa es sin duda la celebración a la virgen de La Covadonga o como cariñosamente le llaman “La Santina”.

Previo al gran día, la comunidad española alistó detalles y vivió una gran velada en la Pre Covadonga. El pasado sábado la Virgen recorrió las calles, desde la Catedral al Casino Español, en medio de una alegre procesión con banda de gaitas, estudiantina y cantos que evocan la alegría.

Llegando al casino pudimos apreciar una gran hermandad entre todos, quienes en medio de la noche no dejaron pasar la oportunidad para cantar, bailar y reír con gozo, teniendo la oportunidad de degustar ricos aperitivos en compañía de sus familiares y amigos.

Lo que más destaca en esta celebración es la labor de muchos de los participantes para la decoración del ramo, el cual va lleno de flores hermosas y coloridas, colocadas cuidadosamente con unas singulares coronas de pan, que al día siguiente será la ofrenda para la Virgen en la solemne misa.

La decoración de la terraza de tan emblemático lugar, las banderas de España y México, así como también en el escenario a un enérgico grupo de hombres tocando las gaitas que motivan en cada una de sus notas a que los presentes se paren de sus sillas y se muevan al compás de la música.

Sin duda pudimos apreciar una convivencia sana entre, niños, jóvenes y adultos, que con gozo y orgullo siguen conservando y celebrando tan emotiva tradición llena de historia y cultura, con la que cada año refuerzan sus creencias y conservan su identidad honrando así a las generaciones pasadas, dejando la enseñanza de esta festividad para futuras generaciones.

Un poco de historia Está evocación de la Virgen llega desde Asturias, España. Al fundarse el Casino Español de Córdoba en 1908 absorbe a la junta de Covadonga que realizaba dichos festejos, es en estos momentos en donde se empieza a acostumbrar una fiesta con algunas modificaciones pues se empiezan a incluir españoles aunque no fueran meramente de origen Asturiano, habiendo presentes desde ese momento; gallegos, andaluces, montañeses, madrileños, entre otros, la fiesta se diversifica incluyendo folclore y costumbres de otras regiones de España, volviendo a esta celebración algo peculiar.

A los inicios de este festejo en la ciudad de Córdoba era un día feriado y se cerraban comercios, había una misa solemne que continuaba con un banquete y una verbena popular.

Actualmente se conserva está tradición por parte de la comunidad hispano-mexicana, con un festejo llevado a cabo la noche del Sábado y Domingo cercanos al día 8 de Septiembre.