Ve Bolsonaro ”El Chavo del Ocho” para recuperarse

Redacción

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro se recupera de una intervención quirúrgica y para distraerse mira su programa favorito: “El Chavo del Ocho”.

El polémico mandatario publicó este lunes en su cuenta de twitter un video donde aparece en la cama del hospital viendo la televisión el programa creado por Chespirito, tras someterse un día antes a una operación en el abdomen.

“Tan solo este lunes estaré de descanso. Mañana vuelvo a trabajar. Por ahora mi programa favorito: ‘El Chavo del Ocho’. Estamos juntos. Un abrazo”, afirmó el líder ultraderechista.

Bolsonaro ya se había manifestado en un tuit el domingo, casi cinco horas después del fin de su cirugía, para avisar que estaba bien y que pretende “regresar en breve a la cancha”.

El mandatario fue sometido a una operación en el Hospital Vila Nova Star de la ciudad de Sao Paulo que se prolongó por cinco horas, el doble de lo previsto, para la corrección de una hernia de incisión de 7 centímetros de diámetro que le surgió en el abdomen por el debilitamiento muscular provocado por las anteriores operaciones debido al acuchillado hace un año en un mitin electoral, informó la agencia española EFE.

El jefe de Estado permanecerá hospitalizado para su recuperación al menos cinco días y sólo podrá viajar de regreso a Brasilia en una semana, según la recomendación de sus médicos, quienes aclararon que la operación no tuvo ninguna complicación.

El portavoz de la Presidencia de Brasil, Otavio do Rego Barro, afirmó en una rueda de prensa que Bolsonaro le transmitió el cargo a su vicepresidente, el general de la reserva Hamilton Mourao, inicialmente hasta el jueves y que volverá a asumirlo cuando los médicos lo recomienden.

El gobernante recordó el viernes, cuando se cumplió el primer año de la puñalada que recibió durante un mitin en Juiz de Fora, estado de Minas Gerais, que prácticamente nació de nuevo y que por poco pierde la vida.

El autor del ataque, Adelio Bispo, fue detenido el mismo día, pero en junio de este año la Justicia lo absolvió por considerarlo no imputable por sus problemas mentales, una decisión a la que defensa de Bolsonaro interpuso un recurso para impedir que la persona que supuestamente ordenó el ataque quede impune.