Mil veces Julia

Talavera Serdán / Quésto y Quel´otro

FUE LA SOLTERA hormonal, graciosa y extravagante que impuso un estilo de bailar… torciéndose imposible, jocosamente en “Seinfeld”, durante 9 años (1989-98), poco después la ex que aún suspira por él mientras hace las paces con el mundo alrededor, en “Las nuevas aventuras de la vieja Cristina” (2006-10) y hasta hace poco la ex senadora aspirante a la presidencia de los EU, que no oye consejos y es su propia enemiga en “Veep.”
Excepcionalmente, Julia Louis-Dreyfus ganó varios Emmys, 7, en cada uno de sus memorables personajes, lo que la hacen la indisputada reina de la televisión. Dos roles icónicos, Elaine y Selena, en series separadas, la convierten en una rareza inapreciable, y comprensiblemente la han honrado con todos los premios de la TV, el Emmy, el Globo de Oro, el Bafta, el Premio Mark Twain de Humor Americano (debe disfrutar en you.tube su discurso de aceptación donde la honran, y aplauden de pie, en los Premios del Centro Kennedy, una gema, además del número donde celebra la Cía. Nacional de Danza, su “contribución” al arte, “Broad City‘s Abbi & Ilana – Elaine Dance Tribute for Julia Louis-Dreyfus / 2018 Mark Twain Prize”, dos gemas), y ya empató con la fantástica, venerable Cloris Leachman el récord, por años imbatible, por mayor número de ganes en la historia del Emmy.
VEEP -V.P. por Vice Presidenta–, terminó su corrida triunfalmente en HBO la primavera reciente, con una especie de descanso, particularmente desde que pasó por seis rondas de quimioterapia y doble mastectomía a causa del cáncer de mama, justo poco antes de iniciar las grabaciones de esta comedia política.
Sin embargo, al parecer miss Louis-Dreyfus no tiene intención de bajar la velocidad. “Le dije a mi marido que me tomaría julio y agosto para descansar, y esbozó algo como una sonrisa… voy a intentar apegarme a esto. De hecho, mientras digo esto busco un nuevo siquiatra.”
NO HAY REGISTRO de la cantidad de horas en que ha aparecido en las pantallas, sin considerar las dedicadas a ensayos y crear-desarrollar el estilo único de comicidad (de hecho, tres de ellos, sin dejar de ser Julia), que esta comediante formidable quien en enero próximo cumplirá 59.
Como admirador en asombro constante -e insaciable revisador de esa década de su “Elaine” al lado de Jerry Seinfeld, Jason Alexander –quien, hablando de versatilidad, tuve la fortuna de gozar sus interpretaciones en un collage de montajes musicales de Jerome ´Amor sin barreras´ Robbins en Broadway–, y el caído en desgracia por sus exclamaciones racistas-clasistas, Michael Richards.
QUIERO DESTACAR que si bien ha hecho poco cine, en 2013 encabezó el reparto de la comedia Sobran las Palabras (Enough Said), alternando con actores bien sazonados en el medio como James ´Los Soprano´ Gandolfini, Catherine Keener y Tony Colette; un film en producción, otro en post-producción y una nueva serie animada, donde escucharemos sólo su voz. Debuta en 1986 con Woody Allen en Hannah y sus Hermanas, en rol breve, y luego en ´97, Deconstruyendo a Harry, en reparto mamut encabezado por Judy Davis, Robin Williams, Demi Moore, Jennifer Garner, y Tobey McGuire.
JULIA HA demostrado ser una caja de sorpresas constante. No hay razón para esperar que esta artista deliciosa, impredecible y altamente disfrutable, no vuelva a deleitarnos con una versión nueva, una nueva Julia.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz